Cuesta 6,70 euros. Olvidado en cualquier bolsillo o extraviado en cualquier cajón, pero, a la hora de hacer el carné de identidad nuevo, la triquiñuela que mejor funcionaba era la de decir que lo habían robado. Todo para ahorrarse los 6,70 euros que cobra la Policía.

Eso valía hasta el pasado mes de junio. Porque ahora, la argucia ha caído en saco roto. Perdido o robado, hay que pagar la cuota.

Dos razones han llevado a la Policía Nacional a modificar sus normativas. Una radica en las falsas denuncias que provocaba en las comisarías y que, según la Policía Nacional, todas las semanas los distintos cuerpos policiales registraban varias decenas de denuncias falsas.

La otra razón es el coste del nuevo DNI_electrónico, más costoso que el anterior. Cada año, se renuevan entre 20.000 y 30.000 DNI en Vizcaya y los costes son elevados.

A pesar de la cuota, al menos en julio las colas se han reducido en las oficinas de la bilbaína calle Uhagón, donde en junio hubo que esperar hasta dos horas.