Gonzalo de Castro: "Todos tenemos un hijo de puta dentro, como tenemos un ángel"

  • El actor interpreta a un forense "turbio" que trabaja en un hospital en el que están ocurriendo desapariciones en la serie de suspense 'Bajo Sospecha'.
  • La tensión y el misterio de los guiones hace que los actores aún no sepan quién es el asesino y eso le da "verdad" a la serie.
El actor Gonzalo de Castro, durante la presentación de la segunda temporada de la serie.
El actor Gonzalo de Castro, durante la presentación de la segunda temporada de la serie.
ANTENA 3

Una joven doctora y una enfermera desaparecen misteriosamente de un hospital. Alguien está cometiendo terribles crímenes y podría ser cualquiera. La serie thriller Bajo Sospecha (este martes a las 22.40 h) ha regresado a Antena 3 líder en su segunda temporada, con más de 3,2 millones de espectadores. En esta segunda entrega el actor Gonzalo de Castro interpreta a un forense con varias caras.

¿Por qué deberíamos ver 'Bajo Sospecha'?

Es una serie muy bien escrita y templada, con unos guiones que yo, que he leído muchos, puedo decir que en Bambú (la productora)han hecho un trabajo extraordinario, porque cada uno es mejor que el anterior. Está trepidantemente bien escrita.

¿Cómo es su personaje?

Miguel es un forense serio, turbio, correoso... y no puedo contar mucho más porque una de las premisas de esta temporada es no desvelar demasiada información.

¿Turbio y correoso?

Es un señor con principios, supuestamente serio, bien casado, religioso... con una vida que proyectada parece envidiable. Y luego, como todo el mundo, tiene una segunda cara. Lo de que es turbio ya es importante...

¿Ya sabe quién es el asesino?

No. Trabajamos con la información precisa, necesaria y suficiente, pero nunca nos adelantan demasiado. Después de cuatro meses de trabajo aún no sabemos quién o quienes son. Y esa información de la que te privan está bien porque si lo supiéramos eso quitaría verdad.

Eso es curioso...

Podrías estar comiendo con un compañero mientras él ya sabe que lo es y no te lo dice.

¿Se ve cómodo en lo serio y lo trascendente?

Me veo cómodo en comedia y drama, no sé si bien o mal, eso lo dirá el espectador. Lo importante es que lo que hagas esté bien escrito, brillante, inteligente.

Hace de forense, hizo de neurocirujano... cuando alguien pregunta si hay un médico en la sala, ¿se levanta?

Yo me levanto y ya directamente entro en los sitios con un maletín de médico.

¿Ha aprendido algo sobre medicina?

Sobre medicina no, pero sí sobre mi oficio, que es el más interesante del mundo, lo tengo muy claro.

¿Es difícil quitarse de encima ese tipo de personaje?

No, a mí no me cuesta nada, no soy de los que se lleva el personaje a casa. La camisa hay que quitársela en el camerino y dejarla ahí. Los métodos en los que te quedas con el personaje me parecen esclavos. Hay que ducharse e irse a tomar una cerveza.

Ha sido técnico, ayudante de dirección... ¿esa experiencia le ayuda a trabajar en equipo?

Eso te ayuda en la vida, no sólo para trabajar. En este caso, este es un oficio que no tiene sentido si no se hace para, por y con personas y en equipo.

¿Es importante empezar una carrera desde abajo?

Si tienes la posibilidad, sí. Yo tuve la ocasión, la posibilidad y la necesidad. Haciendo ese camino adquieres la categoría que te da la experiencia. Así llegas con otro barniz, con otras armas.

¿Qué ve en la tele?

Veo mucho documental, muchas series y mucho cine. A los espectadores nos están convirtiendo en clientes. Y la televisión pública ha desaparecido, la oferta pública es una auténtica mierda.

¿Una profesión que le quede por interpretar?

Me quedan muchos, por ejemplo, un buen abogado, un buen juez -me encantan las series que tienen que ver con juicios y casos- un policía, un comisario, un romano, un asesino, un criminal, algún hijo de puta...

¿Por qué les gusta tanto hacer de malos?

Los papeles de malo tienen algo interesante, turbio... los buenos son más melifluos. El malo nunca sabes ni quién es, ni hasta dónde va a llegar.

Si haces de malo y lo haces bien, ¿es porque lo llevabas dentro y lo has sacado?

Los actores trabajamos desde ahí... si tienes un poco de experiencia en la vida, a la hora de trabajar tienes que hurgar en ti mismo, usar eso que has vivido. Todos tenemos un hijo de puta dentro, como tenemos un ángel.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento