Morate confesó a la Policía que mató a Marina y Laura y que cenó con los cuerpos en el maletero

  • Dos de los agentes que lo trasladaron de Rumanía a España han declarado ante el juez que la confesión fue fría y detallada, según 'El programa de Ana Rosa'.
  • Esta confesión no tiene validez judicial pero sirve para avanzar en la investigación.
  • El juez también ha tomado declaración al dueño del Ibiza rojo en el que el acusado trasladó los cuerpos desde Cuenca hasta Palomera.
  • Citados a declarar el dueño de un coche que Sergio Morate pidió prestado y dos policías.
Sergio Morate, principal sospechoso de los asesinatos de Marina y Laura, a su llegada al aeropuerto madrileño de Torrejón.
Sergio Morate, principal sospechoso de los asesinatos de Marina y Laura, a su llegada al aeropuerto madrileño de Torrejón.
POLICÍA NACIONAL
Sergio Morate, el autor del doble asesinato de Cuenca, detalló el crimen a los policías que lo trasladaron al juzgado y a la cárcel ya en España. El acusado confesó que solo le llevó cinco minutos asesinarlas, que llevó sus cadáveres hasta Palomera en el coche de un amigo y que esperó a que cayera la noche para deshacerse de ellos.

Sergio Morate, supuesto autor del doble asesinato de Cuenca, confesó a la Policía que mató a Marina Okarinska y a Laura del Hoyo. Así lo han contado este viernes ante el juez dos de los agentes que lo trasladaron desde Rumanía, país al que huyó y en el que fue detenido.

Los policías, según informa El programa de Ana Rosa de Telecinco, han asegurado que la confesión de Morate fue fría y detallada. El acusado reconoció que asfixió a Marina, su expareja, con una brida cuando subió al piso, tal y como había planeado. Laura no estaba en sus planes pero esta había acompañado a su amiga y llamó a la puerta preocupada por ella. Morate la dejó pasar y también la mató. El programa asegura que el detenido no tuvo escrúpulos en decir que asesinarlas le había llevado cinco minutos.

Tras reconocer que había actuado solo, el joven continuó relatando que metió los cadáveres en un Ibiza rojo que le había dejado un amigo y se trasladó al municipio de Palomera, de donde él es. Una vez allí y con los cuerpos en el maletero, cenó y esperó a que se hiciera de noche para enterrarlos. Los cadáveres de las dos jóvenes fueron hallados el 13 de agosto en una orilla del río Huécar.

La única confesión de Morate no tiene validez judicial pero sirve para el avance de la investigación.

El juez que investiga las muertes de Laura y Marina también ha tomado declaración este viernes al dueño del Ibiza rojo. Fuentes cercanas a la investigación han informado a Efe de que durante esta jornada, el juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Cuenca ha practicado varias diligencias relacionadas con este caso, las primeras de este año.

Según han informado a Europa Press fuentes del Tribunal de Justicia de Castilla-La Mancha, de las tres testificales realizadas, las de los agentes han sido acordadas por el instructor, mientras que la declaración del propietario del vehículo ha sido solicitada por una de las acusaciones particulares, en concreto por la que representa a Laura del Hoyo Chamón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento