La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado este jueves el fin del brote más reciente del virus del ébola, después de que hayan pasado 42 días desde que en Liberia se registró el último caso. La organización advierte sin embargo de que "el trabajo no ha finalizado", que se pueden dar nuevos casos y que en los próximos meses será clave contar con una vigilancia y una capacidad de respuesta fuertes. No en vano arranca ahora un periodo de alto control que durará 90 días.

La epidemia comenzó hace más de dos años, con la muerte de un niño el 6 de diciembre en Guinea, y ha afectado principalmente al este de África. Desde entonces se han registrado 28.500 infectados y la enfermedad se ha cobrado la vida de 11.300 personas, entre ellas las de los misioneros españoles Miguel Pajares y Manuel García Viejo. Este brote deja también el primer contagio del virus fuera de África: el de la auxiliar de enfermería Teresa Romero. El suyo fue el único positivo de los 56 casos sospechosos en 14 comunidades que España ha investigado en este tiempo.

El virus puede permanecer no menos de un año en algunos supervivientes masculinosGuinea quedó libre de ébola el pasado 29 de diciembre. Un poco antes, el 7 de noviembre, lo había hecho Sierra Leona. Ahora ha sido el turno de Liberia. Este país ya fue declarado libre de transmisiones en mayo del año pasado pero seis meses después se detectaron nuevas infecciones. Este miércoles se han cumplido 42 días (el doble del periodo de incubación de la enfermedad) desde que el último paciente dio negativo dos veces.

"La OMS elogia al Gobierno y a la gente de Liberia por su eficaz respuesta a este resurgimiento", ha señalado el doctor Alex Gasasira, representante de la organización en el país. "Este rápido cese es una demostración concreta de la capacidad reforzada del Gobierno para manejar los brotes de esta enfermedad. La OMS seguirá apoyando a Liberia en su esfuerzo para prevenir, descubrir y responder a casos sospechados", ha agregado.

Alto riesgo de pequeños brotes

La institución avisa no obstante de que los tres países mantienen un alto riesgo de sufrir nuevamente pequeños brotes, como el mencionado en Liberia. Habla de diez casos identificados, pero agrega que no forman parte de la epidemia original y que probablemente se trate de la persistencia del virus en supervivientes aún después de haberse recuperado. "Las pruebas muestran que el virus desaparece relativamente rápido de los supervivientes, pero puede permanecer en el semen de un pequeño número de hombres durante no menos de un año y, en raras ocasiones, ser transmitido a través de las relaciones íntimas", asegura la OMS.

Los expertos están trabajando con las autoridades de Guinea, Libera y Sierra Leona para ayudar a las personas que han superado la enfermedad a tener acceso a asistencia médica y psicológica, así como a asesoramiento y educación para ayudarles a reintegrarse en la sociedad, a reducir el estigma y el riesgo de contagio.

Unos 23.000 niños necesitados de cuidados

Unicef precisamente ha emitido este jueves un comunicado en el que recuerda que cerca de 23.000 niños que han perdido a uno o ambos progenitores o a sus cuidadores a causa del ébola en Guinea, Liberia y Sierra Leona continúan necesitando cuidados y apoyo. De los 28.500 infectados, 4.767 fueron niños, y de los 11.300 fallecidos, 3.508.

De los 28.500 infectados, 4.767 fueron niños, y de los 11.300 fallecidos, 3.508"Frenar esta epidemia ha sido un logro, pero no podemos olvidar el terrible impacto del ébola en estos países", destaca Manuel Fontaine, director regional de Unicef para África Occidental y Central. "Muchas personas continúan sufriendo, especialmente los niños cuyas vidas han quedado aún más vulnerables debido al virus", añade.

"Es fundamental seguir apoyándoles más allá de la fase de emergencia, a través de ayudas económicas, apoyo escolar, ropa y alimentos durante el periodo de transición, y apoyo a otras modalidades de atención familiar", pide la organización.

Unicef hace un llamamiento por valor de 13,7 millones de euros para financiar las acciones de emergencia relacionadas con el ébola en los tres países africanos más afectados entre enero y marzo de este año: "Estos fondos cubrirían solo las necesidades inmediatas, no el trabajo de recuperación".