Arranca la XI legislatura de la democracia con Patxi López como presidente del Congreso

  • Por primera vez preside la Cámara baja alguien que no es del grupo mayoritario.
  • El exlehendakari socialista ha sido elegido en segunda votación por 130 votos a favor, de PSOE y Ciudadanos. Ha habido 148 votos en blanco y uno nulo.
  • Carolina Bescansa, la candidata de Podemos a presidir la Mesa, ha obtenido 71 votos, los 69 de su formación y los dos de UP-IU.
  • De los nueve miembros que componen la Mesa del Congreso, el PP ocupa tres puestos. El PSOE se ha quedado con dos sillas, y C's y Podemos, dos cada uno.
  • López: "España es plural y diversa pero ante todo un proyecto común".
  • Crónica: Caras nuevas, pocos trajes, muchos nervios y un bebé en la sesión constitutiva del Congreso.
  • Así te lo hemos contado en directo.
El diputado del PSOE Patxi López, propuesto a la presidencia del Congreso, a su llegada a la Cámara Baja para asistir a la constitución de las nuevas Cortes Generales.
El diputado del PSOE Patxi López, propuesto a la presidencia del Congreso, a su llegada a la Cámara Baja para asistir a la constitución de las nuevas Cortes Generales.
J. J. Guillén / EFE

La XI legislatura de la democracia, la más plural e incierta, ha arrancado hoy y, por primera vez, lo ha hecho con un presidente del Congreso que no pertenece al grupo parlamentario mayoritario. Se trata del diputado y secretario de Acción Política del PSOE, el exlehendakari Patxi López, que al no haber logrado la mayoría absoluta (176), ha resultado elegido en segunda votación por 130 votos a favor, los del PSOE y Ciudadanos. Carolina Bescansa, la candidata propuesta por Podemos, ha obtenido 71 votos, los 69 de su formación y los dos de Unidad Popular-IU. Ha habido 148 votos en blanco y uno nulo.

La primera votación, de carácter secreto y a través de una papeleta, también se saldó con 130 votos a favor para López y 71 para Bescansa. De acuerdo al reglamento del Congreso, al no obtener los 176 que requiere la mayoría absoluta, ambos diputados, los más votados, pasaron a una segunda vuelta, en la que el socialista ha resultado elegido por mayoría simple. Visiblemente contento, López, tras ser proclamado, ha recibido un sonoro aplauso que él ha agradecido con gestos. "España es plural y diversa pero ante todo un proyecto común", ha dicho en su primer discurso como presidente del Congreso.

En cuanto a las cuatro vicepresidencias, la primera ha correspondido a Celia Villalobos (PP). La segunda ha recaído en Micaela Navarro (PSOE), la tercera en María Gloria Elizo (Podemos) y la cuarta en Rosa María Romero (PP). Las secretarías, por orden, han ido a parar a Alicia Sánchez-Camacho (PP), Ignacio Prendes (C's), Patricia Reyes (C's) y Marcelo Expósito (En Comú Podem). Así, de los nueve miembros que componen la Mesa del Congreso, el PP, la lista más votada, ocupa tres puestos. El PSOE se ha quedado con dos sillas, Presidencia incluida, y Ciudadanos y Podemos, dos cada uno.

La composición del órgano rector de la Cámara baja ha sido fruto del acuerdo al que llegaron ayer Ciudadanos y PSOE y al que el PP dio el visto bueno, aunque no lo selló, rendido ante la evidencia de que no le salían los números. El PP renunció así a presentar candidato para presidir la Mesa. "Lo importante es que haya un gobierno de quien ha ganado las elecciones", decía en los pasillos el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, tratando de asimilar que, pese a ser la lista más votada, el PP no vaya a ocupar el tercer cargo institucional más importante del país.

A este acuerdo, el primero tras las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre, no se sumó Podemos, pese a los intentos de los socialistas. La razón fue la negativa de los partidos a aceptar las condiciones de la formación morada, que exigía que les permitiesen conformar cuatro grupos parlamentarios, en lugar de uno, para dar voz propia a  las candidaturas territoriales con las que ha confluido en Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana. El reglamento de la Cámara no lo permite en principio, aunque bien es cierto que otras veces se ha reinterpretado y flexibilizado.

Novedades y polémica por un bebé

Quedan así constituidas las Cortes, las más plurales y fragmentadas de la democracia, en una sesión marcada, especialmente, por las novedades. Se contaba con la presencia de dos partidos que hasta ahora nunca habían tenido presencia en el Parlamento (C's y Podemos) y, en consecuencia, había caras nuevas en el hemiciclo. De hecho, el número de nuevos diputados que lo son primera por primera vez es de 218, y de los 350 que conforman el Congreso, 137 son mujeres.

Muchos de ellos han traído nuevos aires al Congreso, dejándose los trajes en casa, y trayendo, como en el caso de Carolina Bescansa, a su bebé de pocos meses. El pequeño, aún en periodo de lactancia, ha permanecido casi todo el tiempo en brazos de su madre, que ha tenido que soportar muchas quejas y comentarios que la acusaban de "pose" y postureo" y le recordaban que el Congreso tiene servicio de guardería. La diputada del PSC Carme Chacón ha sido una de ellas. "Tendrán que acostumbrarse a los cambios", comentó al respecto a 20minutos el diputado Xavier Domènech, el líder y portavoz de En Comú Podem.

Frente a las críticas, Bescansa ha reconocido que es "una privilegiada" por poder traer a su bebé, que solo toma leche materna de momento, y ha insistido en que todo el mundo tiene derecho a criar a su hijo como considere oportuno. Su intención, ha dicho, es "visibilizar" la realidad de muchas mujeres en este país y acercar el día a día de la sociedad española al Parlamento. "Es hora de visibilizar lo que hay en la calle dentro de las instituciones y que esta Cámara se parezca más a nuestro país", ha afirmado.

Otras de las polémicas ha venido de la mano de la fórmula elegida para jurar el cargo de los diputados de Podemos, mucho más larga de lo habitual y, en el caso de los miembros de las confluencias, con la introducción de las lenguas cooficiales del Estado, algo que no contempla el reglamento. "Prometo acatar la Constitución y trabajar para cambiarla", han señalado. Todos ellos han acabado con la frase: "Nunca más un país sin su gente, nunca más un país sin sus pueblos".

El pleno ha terminado con el discurso de López, que ha se ha solidarizado con las víctimas de los atentados de ayer en Estambul y de hoy en Camerún y con las víctimas de la violencia de género, para las que ha pedido un "pacto de Estado". El nuevo presidente del Congreso, además, ha dado las gracias por su nombramiento en castellano, euskera, catalán y gallego y ha reclamado "diálogo y entendimiento", al tiempo respeto a las "ideologías y las políticas diferentes, así como las diferentes formas de defender la identidad de España".

En la Cámara alta, con 266 senadores y donde la sesión constitutiva tiene un esquema similar, la presidencia ha vuelto a recaer en Pío García-Escudero, del PP, quien repite en el cargo.

Duras negociaciones

Ahora, una vez constituidas las Cortes, por delante quedan cinco duros días de negociaciones para formar los grupos parlamentarios. Tienen de plazo hasta el próximo lunes 18, pero la tarea se prevé ardua. "Va a ser duro", comentaban desde el entorno de IU. "No tiene sentido hacer un grupo misxto de 40 o 50 diputados que hablen una vez al año. Es como meterlos en un sótano". Todo apunta, no obstante,  a que se rechazará la petición de Podemos, que estaba dispuesto a renunciar a subvenciones y tiempos de intervención, y se aplicará flexibilidad a Democracia i Llíbertad (antes CDC).

Y en el horizonte, además, el debate de investidura, con todas sus dificultades y toda su incertidumbre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento