Detenidos en Irán
Fotografía distribuida por la página web del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución de Irán que muestra a parte de marines de EEUU que fueron capturados por los IRGC en un lugar sin precisar de Irán. EFE/IRGC

Irán asegura haber liberado a los diez tripulantes de los dos barcos de guerra de Estados Unidos que entraron en sus aguas el martes, según la televisión estatal. Por el momento, el Gobierno estadounidense no ha confirmado la noticia.

El cuerpo paramilitar de los Guardianes de la Revolución, encargado de la vigilancia en las aguas del Golfo Pérsico, informó de que los militares de EEUU ya fueron puestos en aguas internacionales y que su entrega se produjo después de que funcionarios de aquel país reconocieran que se trató de un error y se disculparan por lo sucedido.

"La definitivamente no intencional entrada ilegal de la flota naval de EEUU a aguas territoriales de Irán en el Golfo Pérsico permitió ponerlos en libertad, además del compromiso de EEUU de no repetir errores de este tipo", señaló en un comunicado.

El Ejecutivo iraní exigía esta mañana disculpas a las autoridades estadounidenses, si bien ya confirmó que la detención de los buques y sus tripulantes no duraría "mucho". Así lo dijo el vicealmirante Alí Favadi, comandante de la Armada de la Guardia Revolucionaria iraní, el cuerpo responsable de la seguridad en las aguas iraníes del Golfo Pérsico.

"Desde el inicio del incidente hubo contactos diplomáticos (...). El señor (Mohamad Yavad) Zarif (ministro de Exteriores) tuvo una postura firme y fuerte y dijo al señor (John) Kerry (secretario de Estado de EEUU) que sus marinos entraron en nuestras aguas y deben pedir perdón", apuntó Favadí.

Fadavi acusó a las tripulaciones de los barcos detenidos de "no actuar de forma profesional" durante el incidente, si bien resaltó que no se produjo ningún tipo de resistencia cuando fueron abordados. La detención de las patrulleras se produjo el martes a las 16:30 hora local (13:00 GMT) cuando penetraron aguas iraníes cerca de la isla de Farsi, donde Irán tiene una importante base naval.

Fuentes del Pentágono informaron el martes por la noche de que los dos navíos se desplazaban por el Golfo Pérsico entre Kuwait y Bahrein cuando sufrieron un desperfecto y se desviaron hacia aguas iraníes.

Las aguas del Golfo, especialmente en el estrecho de Ormuz, son unas de las más transitadas del mundo y obligan al paso por corredores bien definidos de navíos de transporte y naves militares de naciones enemistadas. Estados Unidos tiene en Catar y Kuwait importantes bases militares y centros de operaciones.

Recientemente, el Pentágono se quejó por las provocaciones iraníes en la zona, como el lanzamiento a finales de diciembre de un cohete cerca del portaaviones "USS Harry S. Truman"