Hasta la fecha se ha utilizado siempre la misma fórmula para todos los ceses que ha habido de presidentes autonómicos. "Vengo en declarar el cese de (nombre de la persona en cuestión), agradeciéndole los servicios prestados" era el eslogan que solía aparecer firmado posteriormente por el Rey  —en este caso Felipe VI— y el presidente del Gobierno —ahora en funciones, Mariano Rajoy—.

Vengo en declarar el cese de don Artur Mas i Gavarró como Presidente de la Generalitat de Cataluña La despedida que le sirvió a José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero o a Don Juan Carlos, no ha sido considerada como válida para despedir este martes a Artur Mas, ya expresidente de la Generalitat de Catalunya.

Felipe VI y Mariano Rajoy han innovado y han decidido omitir la frase "agradeciéndole los servicios prestados" durante su mandato, añadido que acompañaba a todo cese.

La última despedida publicada en el BOE y que forma parte de 'Nombramientos, situaciones e incidencias', da paso a otro nuevo dirigente autonómico citando simplemente la frase: "Vengo en declarar el cese de don Artur Mas i Gavarró como Presidente de la Generalitat de Cataluña".

Asimismo, junto al cese de Mas, el BOE ha publicado, rubricado por el presidente en funciones y por el monarca, el nombramiento de Puigdemont a pesar de que los desencuentros entre el Gobierno de la Generalitat y la monarquía continúan.

Este lunes la Casa Real remitía una nota a la asamblea catalana en la que les informaba de que Felipe VI rechazaba la presencia de la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell en Zarzuela para, como es habitual, informar sobre el nombramiento del nuevo presidente catalán, Carles Puigdemont y pedía que le remitiese la información a través de carta.

Cumpliendo con el protocolo

Muy distinto fue el cese que firmó y publicó el BOE en el año 2010 cuando Artur Mas se convirtió por primera vez en presidente de la Generalitat catalana en sustitución de José Montilla Aguilera, al que Don Juan Carlos y Zapatero —en ese momento presidente— sí que agradecieron sus servicios.

Echando la vista atrás, ni siquiera cuando Juan José Ibarretxe, otro de los dirigentes que se enfrascó en el desafío independentista de Euskadi, abandonó el sillón de mando, se eliminó el agradecimiento a sus servicios.

De la misma manera reconocieron el trabajo de muchos otros políticos que abandonaron sus cargos, sin hacer diferenciación entre comunidades autónomas. Las despedidas del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; el expresidente de la Comunidad Valenciana Alberto Fabra; de las Illes Balears, José Ramón Bauzá; la ex presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, o el de Extremadura, José Antonio Monago, cumplieron con el protocolo habitual.