Las asociaciones ecologistas de Lebrija y el Partido Animalista (Pacma) han celebrado este viernes una concentración en la plaza de España de dicho municipio, para mostrar su rechazo a la nueva Ordenanza Reguladora de la Tenencia de Animales de Compañía, aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos el pasado 15 de junio y que incluye la creación de un "censo municipal canino" mediante pruebas de AND.

La ordenanza en cuestión, según la información recogida por Europa Press, incluye la creación de un censo municipal canino mediante la identificación de su correspondiente genotipo a través de una pequeña muestra de sangre. Dicha medida permite "contar con una identificación exacta del animal en el caso de robo o pérdida del perro; tener una correcta gestión de la raza; detectar posibles enfermedades hereditarias/genéticas; identificar a los propietarios de perros abandonados, accidentados o que causen algún tipo de accidente o agresión y, además, solucionar el problema de los excrementos caninos abandonados en la vía pública, ya que a partir del 10 de enero, se podrá analizar los excrementos abandonados combinando los datos con el censo canino y, de esta forma, identificar y sancionar el propietario del animal".

Ante esta ordenanza, los colectivos ecologistas y el Pacma aseguran haber reunido hasta 4.000 firmas en contra de sus términos, porque "según la ordenanza, los propietarios de los perros deberán correr con el gasto del análisis, que asciende a los 26 euros". "Están criminalizando la tenencia de perros en Lebrija, porque antes de cometer la infracción ya estamos pagando la sanción", explica el portavoz del colectivo, David Fernández, según el cual el propio colegio de veterinarios cree que "relacionar unas heces con un AND es complejo y las muestras se contagian con la simple exposición al aire".

La plataforma entiende que "antes que aplicar esta ordenanza sancionadora, se debería haber puesto en marcha otras medidas de concienciación, porque sólo desde la educación cívica se podrá detener este tipo de comportamientos incívicos que perjudican a toda la sociedad en general y, en particular, a los dueños de perros, que se ven atacados por la opinión pública".

La norma, según los ecologistas, "establece que los perros no podrán orinar en la vía pública, en las propiedades privadas o públicas ni en aquellos elementos de mobiliario urbano". "A preguntas de los vecinos, el Ayuntamiento llega a incluir entre esos elementos el alcorque de los árboles, con lo que muchos propietarios de perros se preguntan que dónde podrán orinar sus mascotas sin ser sancionadas", toda vez que "la ordenanza también decía que el Ayuntamiento crearía espacios para el esparcimiento canino y hasta la fecha, no hay ninguno en funcionamiento". Fuentes municipales, de otro lado, han señalado a Europa Press que la ordenanza municipal fue aprobada "por unanimidad" de todas las fuerzas políticas.

Para terminar, la plataforma ha anunciado que seguirá mostrando su rechazo a la nueva ordenanza, convocando si fuese necesario nuevas movilizaciones al tiempo que pide diálogo a la administración local, que se muestra intransigente con las normales peticiones de los dueños de mascotas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.