La Diputación de Badajoz se ha sumado a las muestras de repulsa por la muerte de la joven rumana hallada este pasado jueves en el pantano de Alange, y que según ha confirmado la Junta de Extremadura, se trata de un caso de violencia de género.

La institución provincial ha expresado sus condolencias a los familiares de la víctima, que es el primer caso de violencia de género ejercida en Extremadura en 2016.

La diputación pacense ha hecho un llamamiento a la sociedad extremeña para que muestre su repulsa ante la violencia hacia las mujeres como "un problema social de primer orden".

En este sentido, recuerda la convocatoria para el próximo lunes, 11 de enero, de concentraciones en distintos puntos de la provincia para guardar un minuto de silencio como repudio al asesinato de la joven.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.