Un juzgado de primera instancia de Vigo ha dado la razón a una joven vecina de Ponteareas (Pontevedra), que demandó a un traumatólogo de la ciudad olívica después de que éste le practicase una infiltración en la espalda que afectó a su columna y le provocó una "incapacidad absoluta y una minusvalía del 65 por ciento".

Así lo ha confirmado 'El Defensor del Paciente', que ha llevado el caso de esta chica y que ha señalado que la sentencia estima que hay un nexo causal entre la infiltración de un antiinflamatorio (realizada en una consulta privada de la ciudad) y las graves secuelas que padece la joven.

Según la sentencia estimatoria, los médicos que la trataron posteriormente concluyeron que la punción realizada por el traumatólogo demandado le provocó a la chica una "meningitis sin germen, inflamación cefalorraquídea" por una punción accidental de la duramadre.

Como consecuencia de ello, la paciente comenzó a presentar síntomas como debilidad proximal de la cadera derecha y movimientos involuntarios en ambas piernas, que le dificultan ponerse en pie y caminar.

La indemnización a la joven tendrá que concretarse en otro procedimiento distinto, si bien, contra esta sentencia estimatoria cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.