El grupo ecologista GOB ha felicitado al Govern por la aprobación del Proyecto de Ley del impuesto turístico, pero ha insistido en "debe servir para rebajar la presión ambiental del turismo y no para continuar alimentando el sector".

"Insistimos en que es necesario que el impuesto sea para reconvertir ecológicamente, no para reinvertir en el producto y en crecimiento turísticos", según han señalado en un comunicado.

Con todo, han recordado que el Consell de Govern ha aprobado este viernes el nuevo impuesto turístico, después de un período de alegaciones del anteproyecto de ley, en las que el GOB presentó un escrito "que no ha sido contestado por parte de la Conselleria de Turismo".

Según critican, el Ejecutivo balear "sigue planteando un impuesto no dirigido a compensar el impacto de la actividad turística sobre nuestro patrimonio y recursos naturales, sino como un simple mecanismo de reinversión turística".

En opinión de los ecologistas, este impuesto "dista mucho de la concepción ecologista y de una buena parte de la sociedad de lo que debería de haber sido una verdadera 'ecotasa', que debería dedicarse fundamentalmente a financiar la recuperación y conservación del patrimonio ya compensar los impactos del turismo y la actividad urbanística asociada".

Desde el inicio del debate sobre el impuesto turístico, el GOB ha insistido en que debe destinarse a actuaciones de mejora medioambiental, "una cuestión estratégica para nuestra economía y sociedad pero que ha sufrido y sufre un déficit crónico y grave de inversión".

Para el GOB el nuevo impuesto debería dirigirse fundamentalmente a la conservación del paisaje y del patrimonio natural y cultural, a la recuperación de espacios afectados por urbanizaciones abortadas, y la recuperación ambiental de zonas turísticas obsoletas, eliminando plazas de alojamiento y disminuyendo así el consumo de recursos naturales a nivel local y balear.