Red Eléctrica de España ha instalado 420 dispositivos salvapájaros en la línea eléctrica de 30 kV que, en su trazado terrestre en la isla de Formentera, forma parte de la interconexión eléctrica con la de Ibiza.

Según han informado desde la compañía, los salvapájaros se han dispuesto a lo largo de 2.100 metros del tramo aéreo de la línea comprendidos entre el punto de llegada de la interconexión eléctrica por mar hasta la subestación de Formentera.

La instalación de los dispositivos se ha realizado una vez informada la Administración balear y el Servicio de Protección de Especies y responde al compromiso de Red Eléctrica con la protección de la biodiversidad y, en este caso, con la conservación de espacios de alto valor ecológico, ya que parte del recorrido de la línea transcurre por el Parque Natural de Ses Salines de Ibiza y Formentera. Con esta actuación, todas las líneas del Parque Natural, tanto en Ibiza como en Formentera, cuentan con elementos salvapájaros.

Los salvapájaros instalados, de tipo espiral, permiten prevenir las colisiones de las aves contra la línea eléctrica. Estos dispositivos están formados por espirales fabricados en polipropileno y se encuentran enrollados al cable de tierra. Tienen un color llamativo, que facilita su visibilidad y la detección a gran distancia por parte de las aves. Una vez completada esta instalación, se efectuará un seguimiento sobre el terreno a fin de evaluar su eficacia.

La habilitación de estos dispositivos es una de las actuaciones que se desprenden del proyecto de Red Eléctrica denominado "Aves y líneas eléctricas. Cartografiado de corredores de vuelo", que fue distinguido con el Premio Europeo de Medio Ambiente 2014 en la categoría de Empresa. Se trata de un sistema de información geográfica referenciada que integra datos de corredores de vuelo de aves con el objetivo de minimizar la incidencia de nuevas líneas eléctricas sobre la avifauna y priorizar las actuaciones correctoras en líneas existentes.

Esta herramienta se ha elaborado gracias a una importante recopilación y gestión de información para la que se ha contado, en el caso de las Baleares, con la colaboración fundamental de la conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca y el Servicio de Protección de Especies.

Cuenta con información sobre las áreas de presencia y las principales rutas de vuelo de 45 especies incluidas en la Directiva Aves y en el Catálogo español de Especies Amenazadas y permite, una vez identificadas las áreas de mayor sensibilidad, efectuar actuaciones correctoras en las líneas de la red de transporte del territorio balear como la desarrollada en Formentera.