Otros 15.000 difuntos de San Blas están aún sin registrar
Tumbas en el cementerio de Tabarca. García Català
Unos 15.000 difuntos que recibieron sepultura en el antiguo cementerio de San Blas también están pendientes de registro informático en el departamento de estadística del Ayuntamiento.

A diferencia de la isla de Tabarca, donde se perdió el libro al quemar la iglesia durante la guerra, tal como adelantó ayer 20 minutos, en el caso de San Blas sí existía un archivo escrito a mano, pero en la iglesia de San Nicolás ahora aseguran que no lo tienen.

«Si nos lo dieran, se lo devolveríamos informatizado», aseguraron ayer a este periódicos fuentes municipales.

Este campo santo, que data de finales del siglo xviii, fue abandonado a principios de la década de los sesenta, y el traslado de restos óseos al ahora
 200

ENTERRADOS

en Villafranqueza hay también pendientes de incorporar al censo
único cementerio municipal de Virgen del Remedio duró siete años. En esa ardua tarea, quedó registrada la identidad de cada fallecido y la fecha del traslado, pero no el día de la defunción.

Apellidos italianos

Si finalmente no aparece el citado libro de registro eclesiástico, difícil resultará recabar esta información, puesto que parte de aquel campo santo, que también albergaba al lado el llamado cementerio inglés, está ocupado por el actual Centro de Tecnificación.

Esta semana se reanuda la anotación a mano de datos en el cementerio de Tabarca, y tras las primeras inspecciones se aprecia que abundan los apellidos genoveses, como Ruso, Chacopino o Lassaleta, por el origen de los primeros pobladores.