El hombre que fue detenido en Guadalajara tras presentarse en las dependencias de la Policía Local y solicitar a los agentes "ser detenido para evitar asesinar a su exmujer" después de agredir a ésta, ha sido condenado por sentencia firme por un delito de lesiones en la modalidad de violencia sobre la mujer del artículo 153 del Código Penal.

Ha sido en el transcurso de un juicio rápido celebrado este lunes en el juzgado de instrucción número 2 de Guadalajara, que es quien tiene competencia en materia de violencia de género, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

En concreto, este hombre ha sido condenado a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad, dos años de alejamiento y comunicación con respecto a la víctima y dos años de privación del derechos a la tenencia y porte de armas.

La pena a la que finalmente ha sido condenado es más baja que la solicitada inicialmente por el fiscal puesto que cuando hay reconocimiento de los hechos, ésta se rebaja en un tercio.

El hombre pasó a disposición judicial el domingo 3 de enero en el juzgado de instrucción número 4 de Guadalajara, que es el que estaba de guardia cuando sucedieron los hechos. Al detenido se le tomó declaración y se le dejó en libertad con cargos. Fue imputado de forma provisional por un delito de violencia de género y se le prohibió aproximarse a la víctima a una distancia menor de 300 metros así como comunicarse con ella como medidas cautelares.

En la celebración del juicio rápido, el imputado reconoció que en el transcurso de una discusión familiar empujó a su pareja y le propinó un bofetón, hechos probados y que coinciden con la exploración forense de la pareja, según han detallado estas mismas fuentes.