Baréin anuncia la ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y Sudán se suma a la iniciativa

La policía iraní hace guardia tras las manifestaciones del 3 de diciembre.
La policía iraní hace guardia tras las manifestaciones del 3 de diciembre.
EFE / Abedin Taherkenareh

El gobierno de Baréin rompió este lunes las relaciones con Irán y dio 48 horas de plazo para que los diplomáticos iraníes abandonen el país, después de que Arabia Saudí tomara la misma medida, informó la agencia oficial bareiní de noticias, BNA.

El Gobierno explicó en un comunicado que tomó esta decisión en respuesta a "la flagrante y peligrosa injerencia" de Irán en los asuntos internos de Baréin y de los demás países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), integrado por los seis países árabes de la zona, incluida Arabia Saudí.

Manama denunció los "ataques cobardes" contra la Embajada saudí en Teherán y el consulado de Mashhad (Irán), los cuales son "un reflejo de las políticas sectarias" iraníes respecto a las que "no se puede guardar silencio" y que hay que "enfrentar con toda la fuerza" para "preservar la seguridad y la estabilidad" de la región.

El Gobierno saudí ha dado un plazo de 48 horas al embajador iraní y el resto del personal diplomático en Riad para abandonar el país, y ha retirado a sus representantes en Irán.

Arabia Saudí responsabilizó al Teherán de los ataques contra sus legaciones y dijo que el "discurso oficial iraní" fue "el instigador" de los mismos.

El pasado mes de octubre, Baréin retiró a su embajador en Teherán, al tiempo que expulsó al encargado de negocios iraní en Manama, en protesta por la "permanente injerencia iraní en los asuntos internos de Baréin".

El pequeño país del Golfo, cuya población es mayoritariamente chií, está gobernado por una monarquía suní que ha acusado reiteradamente a Irán de apoyar a la oposición interna en sus demandas de mayor democracia y derechos para los chiíes.

Sudán se suma a los países del Golfo

Tras la decisión de Arabia Saudí y Baréim, el Ministerio de Exteriores sudanés anunció también este lunes que rompe las relaciones diplomáticas con Irán "de forma inmediata" y "en solidaridad con el Reino de Arabia Saudí", informó la agencia oficial de noticias Suna.

En un comunicado, el Departamento de Exteriores explicó que detrás de esta decisión está el "asalto brutal a la embajada saudí en Teherán y su consulado en Mashhad", que tuvieron lugar en la noche del sábado.

Asimismo, pidió al embajador iraní en Jartum que abandone el país, con todos los miembros de la misión diplomática, y retiró al embajador sudanés en Irán.

El Ministerio condenó las "intervenciones iraníes en la región" basadas en el sectarismo y la "negligencia del Gobierno iraní" en los asaltos a las legaciones diplomáticas saudíes, calificándolos de "práctica hostil y extremista".

Sudán se unió el pasado marzo a la coalición árabe liderada por Riad que interviene en el Yemen contra los rebeldes chiíes y en 2014 cerró los centros culturales iraníes en el país, en un intento de limitar la influencia de Teherán.

El principal motivo que lleva a esta situación han sido los ataques contra las legaciones diplomáticas saudíes este fin de semana en Irán, dentro de las protestas por la ejecución del clérigo chií Nimr Baqir al Nimr en Arabia Saudí.

Su muerte ha desatado una ola de críticas y condenas por parte de la comunidad chií de Oriente Medio, así como disturbios en los países con población chií, como Baréin, y en la provincia saudí de Al Qatif, de donde era originario Al Nimr.

Los países árabes del Golfo pérsico han acusado reiteradamente a Irán de interferir en sus asuntos internos y de apoyar a la oposición chií que pide más derechos e igualdad y que suele ser reprimida por las autoridades suníes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento