Cañizares pide a los políticos un "apoyo decidido a la familia" porque "no ayudarla debidamente es suicida"

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha pedido en su carta de esta semana, "atención y apoyo decidido a la familia por parte de cuantos intervienen en la vida pública", al tiempo que ha advertido que "no ayudar debidamente a la familia constituye una actitud irresponsable y suicida de graves e incalculables consecuencias". "Algunas posiciones están jugando con fuego, y ya nos estamos quemando", ha asegurado el purpurado.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha pedido en su carta de esta semana, "atención y apoyo decidido a la familia por parte de cuantos intervienen en la vida pública", al tiempo que ha advertido que "no ayudar debidamente a la familia constituye una actitud irresponsable y suicida de graves e incalculables consecuencias". "Algunas posiciones están jugando con fuego, y ya nos estamos quemando", ha asegurado el purpurado.

Bajo el título 'La familia, urgencia inexcusable', el titular de la archidiócesis de Valencia ha señalado que "nos encontrarnos en unos momentos cruciales para el futuro de la familia", según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

"El futuro de la humanidad y del mundo se fragua en la familia y pasa a través de ella, porque es el ambiente fundamental del hombre y fermento de progreso humano y moral", ha manifestado Cañizares, quien ha instado a "educadores, escritores, políticos y legisladores" a que tengan en cuenta que "gran parte de los problemas sociales, y aun personales, de hoy tienen sus raíces en los fracasos o carencias de la vida familiar".

Así, el purpurado ha subrayado que "luchar contra la delincuencia juvenil, contra la droga o la violencia, o contra la prostitución de la mujer y favorecer, al mismo tiempo, el descrédito o el deterioro de la institución familiar, basada en el matrimonio único e indisoluble entre un hombre y una mujer, o trivializar y desfigurar la verdad y grandeza de la sexualidad, y la unión esponsal del hombre y de la mujer, es cuando menos una ligereza y en todo caso una contradicción y una desfiguración de lo verdadero".

A este respecto, Cañizares ha lamentado que "son muchas, tal vez demasiadas, las ligerezas y contradicciones que en este sentido se han producido en nuestra sociedad durante bastante tiempo y parece que existe el empeño por parte de algunos en seguir incurriendo en ellas, agravándolas, con la difusión de modelos, concepciones o formas de vida que se difunden y aun con nuevas legislaciones que atentan a la entraña de la institución familiar", según el comunicado.

"exigencia fundamental" apoyar el matrimonio

Ante esta situación, ha defendido en su carta, como una "exigencia fundamental e imprescindible", apoyar el matrimonio y la familia, "facilitándoles todas aquellas ayudas de orden económico social, educativo y cultural que hoy son necesarias y urgentes para que puedan seguir desempeñando en nuestra sociedad sus funciones insustituibles, incluso creando el ambiente social y cultural que proteja a la familia y la fortalezca en su verdad más propia", ha indicado.

"Si hay que hablar de una renovación o de una regeneración de la sociedad humana, y también de la misma Iglesia, hay que comenzar por la renovación, regeneración, fortalecimiento y consolidación de la familia, asentada sobre el matrimonio único e indestructible, entre un hombre y una mujer, abierto a la vida, institución fundamental para la felicidad de los hombres y la verdadera estabilidad social", ha continuado.

"que la familia no sea suplantada"

Por el contrario, ha añadido el cardenal, "esperar una renovación de la sociedad en sus valores sin una profunda renovación de la familia constituye un espejismo o una quimera sin base". Por ello, "es necesario luchar y hacer lo imposible para que la familia no sea suplantada ni debilitada por nada ni por nadie, ni por falsas concepciones ni por intereses o políticas que no amparen y salvaguarden su verdad, ni por otros tipos de uniones que la suplantan y que no hacen justicia a lo que es la familia en su misma entraña", ha manifestado.

Al término de su carta, también ha instado a la propia Iglesia y a las familias cristianas a un "renovado empreño" para "aunar esfuerzos y conjuntar e impulsar múltiples iniciativas aportando ideas, propuestas, instrumentos operativos al servicio de la promoción de la verdad y el bien de la familia y de la vida".

"La Iglesia tiene una especial responsabilidad en esta gran urgencia de nuestro tiempo que es salvar y fortalecer a la familia, para el bien y futuro del hombre y de la sociedad, potenciarla y alentarla, conforme a la verdad que la constituye, que es la inscrita por su Creador en su más profunda entraña", ha destacado el titular de la archidiócesis de Valencia, que ha apuntado en su carta que "hoy, en España, la familia padece graves males; no hay que ocultarlos si queremos curarlos, sino afrontar sin complejos sus causas y soluciones".

Por todo ello, ha pedido a "sacerdotes, padres, educadores, asociaciones que tienen que ver con la familia, a políticos, a comunicadores y periodistas, a educadores, y a quienes me quieran escuchar, que nos adentremos en la lectura fiel del magisterio de la Iglesia, y a que con lucidez, libertad y decisión lo apliquemos en toda su extensión y hondura", ha apostillado.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento