El Centro 14 exige tener contrato fijo o 5 años de residencia para dar pisos
Joaquín Aronis. «Un trabajo fijo, complicado». «No nos facilitan la labor para irnos de casa. Resulta muy complicado encontrar un trabajo estable para poder alquilar» Agencias
La precariedad que tienen los jóvenes de hoy en día para acceder a una vivienda en Alicante es notoria, y la situación se agrava si lo hacen a través de la concejalía de Juventud.

El aspirante a alquilar una vivienda subvencionada o a un precio más económico que el que depara el mercado libre debe acreditar que posee un contrato de trabajo indefinido o bien haber residido en la ciudad como mínimo un periodo de cinco años. Estos requisitos, ya de por sí exigentes, impiden que muchos jóvenes alicantinos
 12.000

euros

le cuesta al Ayuntamiento el programa de vivienda joven, según el PSOE

y llegados de otros lugares puedan finalmente conseguir un alquiler asequible, por lo que pasan a engrosar la lista de espera hasta que les llega el turno.

Además, para acceder a la bolsa de vivienda joven que oferta el Centro 14, el aspirante debe estar en la barrera de entre los 18 y 35 años de edad y tener una propiedad que le avale (o su familia). Este centro de la Concejalía de Juventud intenta facilitar el alojamiento a los jóvenes que gozan de menos poder adquisitivo, garantizando el cobro de la renta a los propietarios de los pisos.

Pero, por contra, reclama dos exigencias de las que muchos jóvenes adolecen: un trabajo estable o una residencia habitual si se trata de un recién llegado.

 

173 casas alquiladas en 2004

El número de viviendas alquiladas a jóvenes de hasta 35 años en Alicante el pasado año llegó a 173, un 0,6% más que en 2003. Fueron datos aportados por la concejal de Juventud, Marta García Romeu. Para el PSOE, este programa de ayuda no ha sido exitoso, ya que le supone al Ayuntamiento más de 12.0000 euros.

 

Así lo ven los jóvenes

Ayer, en la Calle labradores

Isabel Álvarez. «No nos podemos independizar». «Me parece mal que pidan estos requisitos, porque no ayudan a los jóvenes para que se independicen. Lo tienen muy difícil»

M. Luisa Ponce. «Requisitos salvajes». «El mercado laboral para los jóvenes está muy mal y es una barbaridad los impedimentos que piden para encontrar un alquiler»