Comunidad Valenciana

«Mi cliente quiso suicidarse por el ruido de un pub»

Este abogado, especialista en casos de ruido, era vecino de la zona Xúquer cuando se produjo el boom de los locales de ocio, por lo que conoce toda la problemática del ruido desde dentro.
.
.
Foto
Morey aconseja a los afectados que no aguanten y que reclamen cuanto antes.

¿Cómo vivió el problema del ruido en su caso?

Yo vivía en la calle Gorgos (Xúquer). Mi vida, igual que la de otros vecinos, cambió en los años ochenta cuando pasamos de tener todo tipo de comercios de barrio a quedarnos, en dos años, sólo con la farmacia y el estanco. Lo demás fue reconvertido en pubs, en total 125. Pensé qué podía hacerse. En 1994 salió la sentencia europea de López Ostra que condenó a España en materia de ruidos. Se nos ocurrió demandar al Ayuntamiento por vulnerar derechos fundamentales. Ganamos y, a partir de ahí, la gente empezó a reclamar.

¿Cuáles son las zonas con más afectados?

Pues estoy asesorando a vecinos de casi todas las zonas de ocio. Además de la plaza Xúquer, llevo a vecinos de Blasco Ibáñez, Menéndez Pelayo y el pasaje Dr. Bartual Moret. También de la zona de la discoteca Woody, Juan Llorens y del barrio del Carmen. Tenemos varios pleitos en marcha.

¿Cuál ha sido el caso más grave que ha llevado?

El de un cliente que intentó suicidarse al enterarse simplemente de la programación de conciertos de un pub. Otro caso en el que personal de un ayuntamiento intentó agredir físicamente a unos vecinos simplemente por atreverse a reclamar contra el Consistorio. Es un caso increíble que tengo pendiente en un juzgado.

Que un vecino ponga la música alta ¿es reclamable?

Eso es denunciable también, pero los temas entre vecinos son más complejos jurídicamente porque, como todo, hay que demostrarlo. La ley autonómica de contaminación acústica dice que se puede denunciar a un vecino ruidoso. También por propiedad horizontal, las comunidades de vecinos tienen acción de sanción.

¿La gente denuncia más?

Se están dando cuenta de que tienen unos derechos, que está pagando unos impuestos para recibir servicios y que están siendo desprotegidos o no amparados por las leyes. No se protegen sus derechos y encima se vulneran. Ese dolor que causa la injusticia los mueve a reclamar.

¿Están infravaloradas las consecuencias del ruido?

Están infravaloradas en muchas instituciones. No es lógico que con los años que han pasado desde lo de Xúquer estemos así. Me preocupa que las autoridades no se tomen esto con seriedad y que después de una sentencia europea, que nos ha sacado los colores, sigamos igual. Si no reaccionan, las sentencias cada vez serán más duras.

En tu opinión, ¿trasladar las zonas de ocio fuera de la ciudad sería la solución?

Sí, o llevarlas a zonas que, sin estar fuera de la ciudad, sean no residenciales, que tengan fácil acceso y que no haya viviendas en los alrededores que puedan verse perjudicadas por el impacto acústico de la gente que vaya a las zonas. Aunque, el circuito de Cheste también tiene problemas acústicos y la Generalitat lo ha eximido de cumplir la ley sin tener en cuenta los derechos fundamentales de los vecinos.

¿Recomiendas denunciar?

Recomiendo que no lleguen al extremo de decir voy a aguantar y esto les produzca  un trastorno ansioso depresivo (tengo a un cliente que ha aguantado ocho años). Es muy bueno poder reclamar cuanto antes.

BIO

Valencia, 1967. Llevó el caso de la vecina de Xúquer a la que el Tribunal Europeo le dio la razón tras años de pasividad del Ayuntamiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento