El rey Felipe VI pide "diálogo" y "voluntad de entendimiento" ante la pluralidad política tras el 20-D

  • En su discurso navideño, esta vez desde el Palacio Real, Felipe VI ha pedido voluntad y sensibilidad para poder resolver los problemas de los ciudadanos.
  • Gran parte de sus palabras se han centrado en la unidad del país: "En la España constitucional caben las distintas formas de sentirse español".
  • Su Majestad ha abogado también por la creación de "empleo digno" y fortalecer los servicios públicos esenciales como la sanidad o la educación.
  • El terrorismo, la política exterior o el cambio climático han sido otros de los temas tratados por el monarca en su segundo mensaje navideño.
El rey Felipe VI se dirige a los españoles en su segundo mensaje de Navidad, en el que expresa a todos los ciudadanos sus convicciones, deseos y compromisos para el nuevo año. Este año el monarca ha grabado su discurso en el salón del Trono del Palacio Real, en Madrid.
El rey Felipe VI se dirige a los españoles en su segundo mensaje de Navidad, en el que expresa a todos los ciudadanos sus convicciones, deseos y compromisos para el nuevo año. Este año el monarca ha grabado su discurso en el salón del Trono del Palacio Real, en Madrid.
EFE/Angel Díaz

Entendimiento, convivencia, diálogo, compromiso, voluntad y defensa de la Constitución. Estos son los términos más importantes sobre los que el rey Felipe VI ha vertebrado su segundo discurso navideño, por primera vez desde el Salón del Trono del Palacio Real, el que ha considerado un lugar "para transmitir la grandeza de España" y "los siglos de nuestra historia común".

"La pluralidad política, expresada en las urnas, aporta sin duda sensibilidades, visiones y perspectivas diferentes; y conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo", ha indicado Felipe VI.

El mensaje, de 1.646 palabras y una duración de doce minutos y diez segundos, ha recordado que tras las elecciones generales del pasado día 20 de diciembre, las Cortes Generales son las "depositarias de la soberanía nacional y las titulares del poder de decisión" para las cuestiones que afectan al conjunto de los españoles.

El monarca ha hecho una llamada al entendimiento en "una nueva legislatura que requiere todos los esfuerzos, todas las energías y todas las voluntades de una instituciones democráticas que caminen siempre al mismo paso del pueblo español, al que sirven y representan".

Respetar el "orden constitucional"

Sentado y con traje azul marino, camisa blanca con raya fina y corbata, Felipe VI ha subrayado que "la ruptura de la Ley, la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles" es "un error del pasado" que solo ha conducido "a la decadencia, al empobrecimiento y al aislamiento" del país.

En este sentido ha instado por el "camino del entendimiento, la convivencia y la concordia", respetando el "orden constitucional",  lanzando "un mensaje de serenidad, de tranquilidad y confianza en la unidad y continuidad de España", en el que prime la "defensa de nuestra Constitución".

Así, ha recordado que "en la España constitucional caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español", con la "diversidad en el autogobierno de nuestras nacionalidades y regiones".

Felipe VI ha matizado que hay "muchas razones para "sentirse español" y "respetar a España", considerando que la fortaleza en la cohesión nacional es "imprescindible para impulsar nuestro progreso político, cívico y moral".

"Ahora, lo que nos debe importar a todos, ante todo, es España y el interés general de los españoles".

Creación de "empleo digno"

En materia económica, Su Majestad ha destacado que "la economía es una prioridad para todos", y ha abogado por el "crecimiento sostenido que permita seguir creando empleo -y empleo digno-", asi como fortalecer los "servicios públicos esenciales como la sanidad y educación", reduciendo las desigualdades que se han acentuado "la dureza de la crisis económica".

"El horror" del terrorismo y el drama de los refugiados

El Rey también ha dedicado buena parte de su discurso a recordar los problemas con el terrorismo de este último año y "la indignación y horror" del pueblo español ante los atentados que "han costado la vida a compatriotas", los crímenes de París y en otros lugares del mundo. Para Felipe VI, los actos terroristas representan "auténticos ataques" al "modelo de convivencia y a los "valores elementales del ser humano".

En este marco, ha resaltado que Europa se enfrenta a otros grandes desafíos además del terrorismo, como el drama de los refugiados que llegan "huyendo de la guerra" y de los inmigrantes "angustiados y acosados por la pobreza".

En cuanto a política exterior, ha puesto de relieve la necesidad de España de formar parte de un mundo que "hoy exige naciones fuertes", "leales a sus compromisos con sus socios y aliados internacionales". Además, ha añadido que la voz de España debe hacerse oír en la Unión Europea y en las instituciones internacionales para luchar contra el problema del cambio climático.

Para concluir, ha acentuado la valentía de los españoles para seguir escribiendo la historia "empujando todos a la vez, sin que nadie se quede en el camino, desenterrando enfrentamientos y rencores".

Este país "tiene una resistencia a la adversidad" y los españoles "nunca nos hemos rendido ante las dificultades", "siempre las hemos vencido", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento