Leo Bassi: "Vamos a volver a un comunismo absoluto, porque no habrá trabajo"

  • "¿Quién es Jesús?, ¿ese que un día da hostias a los romanos y otro dice que hay que poner la otra mejilla?", dice el cómico que presenta 'Crazy Christmas Show'.
  • "Se salvan uno o dos intelectuales, el resto es una mierda de primera categoría".
  • "La religión para mí no es espiritualidad, es tontería".
El artista Leo Bassi.
El artista Leo Bassi.
JORGE PARÍS

Para todos, incluidos y sobre todo los pequeños, actúa Leo Bassi en su nuevo espectáculo ¿navideño? Crazy Christmas Show (Teatro Alfil). La idea: cambiar en lo posible la equivalencia navidad y consumo, para entrar en un lugar donde los sueños no son materiales.

La crítica está, es Bassi, imposible de otro modo, muy presente, pero tanto como el público al que se dirige: "No hay alusiones políticas o religiosas, es para niños". Y de ahí pasa a hablar de Ada Colau, a la que reconoce el valor de su trabajo: "La gente tendría que estar agradecida del potencial que ha llegado de la calle al poder más alto, es un sueño democrático".

No muchos están satisfechos…

No, claro, hay que tener una visión más amplia. Falta reflexión y faltan intelectuales.

¿Siente que hay mucho vacío en ese sentido?

No hay ni en España ni en Francia. Es desastroso, siglos de intelectualismo francés y todo ha ido a nada. Uno o dos, y los que hay, una mierda de primera categoría.

La religión...

La religión para mí no es espiritualidad es tontería. Si lees la Biblia, verás que es impresentable. ¿Quién es Jesús?, ¿ese que un día da hostias a los romanos y otro dice que hay que poner la otra mejilla? Yo tengo mi capilla en Lavapiés desde hace tres años y durante año y medio ha sido secreto. Las viejecitas entran.

¿Abierta a todos?

Claro y hay misas todos los domingos. Llevamos 114 misas y abro con un homenaje a alguien del pasado que para mí haya hecho algo bien. Diógenes ha sido el último, era hijo de banqueros, muy en sintonía con el presente.

¿Llevaría a su hijo al espectáculo si usted no fuera Leo Bassi?

Claro que sí. Esto es para padres con conciencia que quieran quitar a sus hijos de esta perversión consumista y publicitaria de la navidad. Intento despertar conciencias.

¿Sabremos responder sus preguntas a la salida?

Saldrán con la certeza de que Papá Noel existe y ama a los niños. Que no le han vendido nada.

¿Le molesta que se asocie espiritualidad a religión?

Todos tienen espiritualidad desde que te preguntas por qué estoy aquí y qué hago. No se puede solucionar nada con los adultos, pero si salvamos y protegemos a los niños de la tecnología y publicidad y consumismo, algo haremos.

¿No vamos tarde?

Cada generación, cada nacimiento es el alma de la humanidad que nace otra vez.

¿A tiempo de pararlo?

No, no va a parar, pero podemos inventar una nueva espiritualidad. Es momento de pensar: ¿podemos sobrevivir con toda esta tecnología? Si los niños pueden sobrevivir a toda esta teconología sin ser paranoicos, algo del futuro habrá, pero a la pregunta está abierta. No se sabe.

¿Cómo lo imagina?

Vamos a volver a un comunismo absoluto, porque no habrá trabajo.  Ya hay listos coches que se conducen solos. Las cajas de los supermercados ya no necesitan chicas tampoco. Vas eliminando a la gente, ¿qué vas a hacer? Si hay un futuro comunismo, todos tendrán un salario universal.  La sociedad política no lo entiende. Y ese salario también para los chinos y africanos…. Lo de Siria es un ejemplo de lo que puede pasar con África en diez años, que todos vendrán aquí. Pero nací optimista y tengo fe en encontrar soluciones.

Y hay que hacerlo en algún momento, ¿no? Porque de momento solo son minorías…

Pequeños grupos que tardarán o no, y entonces iremos a una tercera guerra mundial y no habrá vida. Pero si hay, no pasará por grandes políticos. La ilusión con Podemos es relativa.

¿Por qué?

Porque no ofrecen una alternativa total y sus compromisos serán tan grandes que la gente quedará desilusionada. Tenemos ejemplo con Grecia. Han tenido que comerse sus promesas.

¿En qué cree usted?

Después de la muerte no hay nada. Creo que la vida y las cosas materiales son un gran chiste. Chiste en el sentido absoluto. En el momento en que el chiste te coge y ríes pierdes toda noción. Cuando ríes tocas un momento de inmortalidad. Es como un dios para mí.  Hay un deseo irracional en mí de hacer un chiste y es una presencia que está aquí y es tan fuerte que me lleva a perder la racionalidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento