Con el Parlamento más diverso de la democracia española, ¿qué opciones de pacto existen?

Congreso de los Diputados.
Congreso de los Diputados.
INFOJOBS

Lo dijo anoche Mariano Rajoy, en el balcón de Génova 13, poco después de conocer la victoria pírrica de su partido. Con 123 escaños, sesenta y tres menos que en las elecciones de 2011, el presidente del PP apeló a "hablar mucho, llegar a entendimientos y acuerdos". Y eso es lo que nos espera en las próximas semanas. Conversaciones a múltiples bandas, a derecha e izquierda, con mucha interpelación de color nacionalista, para conformar una mayoría aritmética.

El "diálogo" fue la palabra más repetida en los discursos de los líderes políticos tras conocer el resultado de las elecciones, pero también el recuerdo de que la lista más votada es la que debe dar el primer paso para formar un Ejecutivo. "Voy a intentar formarlo", aseguró el líder del Partido Popular. El problema para Rajoy es saber con quién, aunque Pedro Sánchez expresó ayer su voluntad de dejar la iniciativa al presidente del Gobierno.

Con 123 escaños, ni siquiera el apoyo de los 40 diputados de Ciudadanos le sería suficiente para conformar una mayoría. Rajoy necesita el apoyo 53 diputados para ser presidente. El pinchazo del partido de Albert Rivera —las encuestas le daban hasta 70 diputados, lo que habría permitido gobernar a Rajoy—, deja al presidente en funciones lejos de los 176 apoyos que marca el límite de una mayoría. Con 163 apoyos, sumado los de Ciudadanos, aún le quedarían 13 para llegar a esa cifra. ¿De dónde podría sacarlos?

Primera votación: solo la Gran Coalición sería una opción factible

Para comprender los pactos que se desarrollarán en los próximos días, hay que conocer primero lo que marca la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). Según la norma, resultará elegido presidente el candidato propuesto por el Rey para formar Gobierno que obtenga el voto de la mayoría absoluta, es decir, necesita 176 votos a favor.

  • Gran coalición PP+PSOE. Es la única opción que tiene Rajoy para ser investido presidente en primera ronda, sin tener que recurrir al apoyo de los partidos nacionalistas catalanes. Sin embargo, durante la campaña, el líder socialista Pedro Sánchez negó durante la campaña cualquier posibilidad de una coalición de esta coalición que resultaría en 213 escaños. Este lunes, el secretario de organización César Luena ha advertido que el PSOE rechazará investir a Rajoy porque los españoles "piden cambio". Sin embargo, preguntado sobre si el PSOE apoyaría a otro candidato del PP, no ha confirmado más que "en esta primera fase" el candidato es Rajoy y que votarán en su contra.
  • Pacto del PP con Ciudadanos y con nacionalistas catalanes. Es una opción matemáticamente posible para Rajoy, pero políticamente imposible. Sumando los 40 escaños de Ciudadanos, se quedaría en 163 apoyos en esta primera votación que requiere de una mayoría absoluta de votos a favor. Como seducir a los nacionalistas vascos del PNV (6) y de Coalición Canaria (1) no le permitiría llegar a los 13 escaños que necesita para completar los 176 necesarios, necesitaría el apoyo adicional de DL (8) o de ERC (9), lo que tiene pocos visos de producirse teniendo en cuentas las tensiones independentistas con ambos partidos en Cataluña. El PP se negaría a aceptar sus exigencias soberanistas.

Segunda votación: Rajoy necesita la abstención del PSOE y el apoyo o abstención de Ciudadanos

Si Rajoy no consigue ser investido en primera ronda porque careciera de los 176 apoyos necesarios, en el plazo de dos días se produciría una segunda votación. En esta bastaría una mayoría simple para investir al presidente, que es lo que sucedió en 2008 cuando Zapatero logró la presidencia en minoría con 169 apoyos socialistas, 158 rechazos populares y 23 abstenciones. En este escenario, las opciones se abren para Rajoy. El PP podría investir a su presidente si se diese alguno de estos dos escenarios que pasan por elapoyo o abstención de PSOE y Ciudadanos:

  • La segunda opción para que Rajoy sea 'matemáticamente' investido es que se abstengan tanto los 90 diputados del PSOE como los 40 de Ciudadanos.

El peor escenario para Rajoy sería que PSOE y Podemos sumasen sus votos (159) en contra de su investidura en esta segundo ronda. Si fuera así, el PP necesitaría el apoyo de Ciudadanos (sumarían 163) y que los partidos nacionalistas catalanes y vascos le apoyasen o, al menos, se abstuviesen. Algo especialmente difícil teniendo en cuenta el enfrentamiento con ERC y DL por la hoja de ruta soberanista que ambos partidos siguen en Cataluña y que les enfrenta de pleno al Partido Popular.

Si Rajoy fracasa, se abre la posibilidad para otros candidatos

El artículo 99 de la Constitución establece que si Rajoy fracasase tanto en primera ronda (mayoría absoluta) como en la segunda (mayoría simple) "se tramitarán sucesivas propuestas" en las que el Rey volvería a celebrar una nueva ronda de consultas y se llevaría a la Cámara una nueva propuesta de investidura de presidente que daría opciones para el resto de candidatos.

A) Pedro Sánchez podría intentar ser investido en primera ronda... Para que el líder socialista sea elegido por mayoría absoluta, necesita del apoyo de otros grupos. Tiene varias opciones en este sentido.

  • Gran coalición... pero con Sánchez presidente. Es el mismo escenario que investiría presidente a Rajoy, pero al revés. En este caso los votos de Rajoy podrían darle la presidencia a Sánchez. El PP de este modo quitaría a Podemos de cualquier opción de Gobierno conjunto, pero sería extraño que apoyase una opción que previamente desecharon los socialistas para investir a Rajoy.
  • Apoyo de Podemos (69) y Ciudadanos (40). Este escenario sumaría 199 escaños a favor de la investidura de Pedro Sánchez, lo que sería suficiente para lograr la presidencia. Pero sería complicado porque Albert Rivera dijo en campaña que no apoyaría una "coalición de perdedores". Y Pablo Iglesias, líder de Podemos, ha afirmado este lunes que "el referendum en Cataluña es imprescindible", una opción que rechazan tanto PSOE como C's.
  • Apoyo de Podemos (69) y de los nacionalistas catalanes de DL (8) y ERC (9). La suma también sería de 176 escaños, pero Pedro Sánchez se enfrentaría al mismo dilema que en el punto anterior. Tendría que hacer concesiones a los partidos nacionalistas catalanes y a su hoja de ruta soberanista. O quizás, que estos acepten el proyecto federalista que proponen los socialistas en su programa.

B) ... y si no lo consigue, intentar una mayoría simple en segunda votación. En este caso, las opciones matemáticas de Pedro Sánchez para conformar una mayoría simple a favor de su investidura pasarían por lograr el apoyo de Podemos y la abstención, bien de Ciudadanos, o bien de los independentistas catalanes.

  • Con el apoyo de Podemos (69) y la abstención de Ciudadanos (40), la suma de 159 escaños a favor de la investidura de Pedro Sánchez sería suficiente para investirle presidente. Un plan difícil, porque Rivera dice ha dicho hoy que "siempre se va oponer" a un pacto de este tipo, especialmente si Podemos exige a los socialistas celebrar un referendum en Cataluña.
  • Con solo el apoyo de Ciudadanos (130 escaños), el PSOE necesitaría de la abstención de varios grupos para ser presidente, sobre todo si el PP vota en contra. En este caso necesitaría obligatoriamente la abstención de los 69 diputados de Podemos y de otros 22 de los 28 diputados del resto de grupos. Por lo tanto, Sánchez tendría que convencer a los nacionalistas catalanes de que se abstuvieran y volvería a 'tropezar' en la piedra independentista.

C) Opciones para otros candidatos. Si Rajoy no lo consigue en la primera ronda de negociaciones y Pedro Sánchez tampoco lo logra en la segunda... se puede abrir el escenario para el resto de partidos.

  • Albert Rivera: "No vamos a formar parte de ningún Gobierno", ha afirmado este lunes el líder de Ciudadanos. Sus palabras descartarían su opción presidencial, aunque matemáticamente sí existiría esta posibilidad: los votos a favor de PP y C’s sumarían 163 y solo necesitarían de una abstención del PSOE.
  • Pablo Iglesias: Aún más complicado. Para ser investido, el líder de Podemos necesitaría el apoyo de socialistas y partidos catalanes... o el apoyo de socialistas y la abstención de Ciudadanos. Este último escenario sería casi imposible si Podemos insiste en celebrar un referéndum en Cataluña, porqque los partidos de Rivera y Sánchez lo rechazan frontalmente.

Si los pactos fracasan... nuevas elecciones

Finalmente, si ninguna de estas opciones saliera elegida en el Parlamento en el plazo de dos meses desde la primera votación, la Constitución establece que deben disolverse las Cámaras constituídas el 13 de enero... y convocarse automáticamente nuevas elecciones que se celebrarían en primavera.

En el transcurso de este período, los Presupuestos Generales de 2016 no serán un problema. El Gobierno ya los aprobó antes de acabar la legislatura, pese a las protestas de los grupos de la oposición por dejárselos 'hechos' al nuevo Ejecutivo entrante tras las elecciones del 20-D.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento