Cañizares: "La asignatura de Ciudadanía es un atentado contra la libertad"

  • Denuncia que el Estado no puede imponer una determinada formación moral.
  • Reivindica el derecho a la objeción de conciencia contra la asignatura.
  • Acusa al laicismo de destruir al hombre y a la libertad.
El cardenal primado de Toledo, Antonio Cañizares, fotografiado en un curso de la Escuela de Negocios CEU.
El cardenal primado de Toledo, Antonio Cañizares, fotografiado en un curso de la Escuela de Negocios CEU.
EFE
El cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, ha criticado que el Estado
pretenda "imponer" a todos los ciudadanos una formación moral a través de la asignatura
Educación para la Ciudadanía, un "atentado a la libertad" que es "incompatible con la fe cristiana", según dijo.
El Estado no puede imponer a los ciudadanos una formación moral que no ha sido elegida por ellos
El arzobispo, que ha inaugurado en Aranjuez el curso "Benedicto XVI: pensamiento y propuesta en el segundo año de su pontificado", declaró tras su intervención que el Estado "no puede" imponer a los ciudadanos una formación moral "que no haya sido elegida por ellos mismos", y se preguntó cómo reaccionaría la sociedad si se impusiera la
formación moral católica obligatoria.

Cañizares destacó que esta imposición supone un "atentado a la libertad", sobre todo "si hay una concepción del hombre separado de Dios, si hay una concepción de la teoría de género con todo lo que eso significa, y si hay un relativismo moral", ya que, dijo "todo eso es incompatible con la fe cristiana".

En su opinión, en España no se da el caso de que "la fe se imponga a la ley", sino que ésta "debe respetar los derechos fundamentales".

Por su parte, manifestó, la nueva asignatura "debe respetar el derecho fundamental de los padres, que implica que ellos puedan elegir la formación moral que quieran para sus hijos".

"Los padres deberán recurrir a todos los medios legítimos a su alcance" para que no se imponga a sus hijos una formación moral, aseguró, y entre esos medios incluyó la objeción de conciencia, un "medio tan legítimo como cualquiera" para defenderse "frente a una violación de los derechos humanos fundamentales".

El laicismo (...) conlleva unas consecuencias muy serias, como la destrucción del hombre y la libertad
Recordó también que "hay que tener en cuenta que el 80 por ciento de los padres en España piden -en educación primaria- formación religiosa católica", lo cual resulta "
incompatible con esta Educación para la Ciudadanía", que "no se puede imponer a ese 80 por ciento".

Advirtió también de que "el laicismo como forma de Estado, como ideología en la que se excluye a Dios" conlleva unas consecuencias "muy serias", como "la destrucción del hombre y de la libertad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento