La última cena
La última cena, pintura de Leonardo Da Vinci.

Enrico Righi, un sacerdote de un pueblo llamado Barnoregio, cerca de Viterbo (Italia) escribió en el boletín de su parroquia que Jesucristo existió según informa la CNN (inglés).

Ante esta afirmación, Luigi Cascioli, de 72 años de edad y ex seminarista romano, denunció a la Iglesia católica por exponer dicha afirmación y es que la acusa de haber incumplido dos leyes italianas: "ha habido un abuso de la creencia popular" en la que de forma fraudulenta se convence a la gente y se ha cometido un delito de "suplantación" de identidad en la que se ha atribuido una acción a una persona que no le correspondía.

Y es que según Cascioli, Jesús no existió y cuando la Iglesia habla en los Evangelios de éste, en realidad se refiere a una versión ficticia de Juan de Gamala (inglés), hijo de Judas. Así lo afirma Cascioli en su denuncia escrita en su libro La fábula de Cristo.

De esta forma, la demanda ha llegado hasta la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo la cual declara que la demanda de Cascioli tiene fundamentos y ha decidido dar audiencia al ateo italiano. La Iglesia deberá contestar a la demanda y evidenciar en la corte que Jesús existió.