Este viernes entra en vigor la segunda fase del Plan de Movilidad diseñado por el Ayuntamiento de Sevilla para el periodo navideño, en el que las actividades y espectáculos se concentran en las plazas de la Encarnación y San Francisco, la Alameda de Hércules y San Telmo, con la peatonalización del eje comprendido entre la Campana y la calle Imagen, entre las 17,00 horas y las 23,00 horas de cada jornada, toda vez que la calle Baños cuenta con un plan específico para evitar las retenciones en la calle Torneo.

Desde el pasado 4 de diciembre, este plan tiene efectos en el casco histórico y los entornos de Nervión-Luis de Morales, avenida de Andalucía y Ronda del Tamarguillo, la zona peatonal de la calle San Jacinto, el tramo peatonal de la calle Asunción y la calle Marqués de Pickman, toda vez que las actividades, como se ha señalado, se concentran en las plazas de la Encarnación y San Francisco, la Alameda de Hércules y la explanada del palacio de San Telmo.

Medidas especiales

Las medidas de mayor envergadura del plan arrancan este viernes 18 de diciembre, con su activación en el casco histórico mediante puntos de control en los principales accesos y desvíos, cortes y reordenación vial, por lo que se recomienda el uso del transporte público. Los aparcamientos públicos, en ese sentido, serán monitorizados para conocer su grado de ocupación y adoptar medidas al respecto. De cualquier modo, entre las 09,00 horas y las 22,00 horas, podrán acceder al casco histórico los vehículos privados hasta agotar las plazas de estacionamiento en superficie o subterráneos de uso público, así como los residentes y titulares de plazas de garaje, los clientes de hoteles, los vehículos de personas de movilidad reducida y los vehículos de servicios públicos. Los horarios de carga y descarga, además, permanecerán inalterables, así como los horarios de la zona azul.

La Policía Local, al objeto de controlar la afluencia de vehículos al casco histórico, instalará dispositivos en la avenida de Reyes Católicos y su confluencia con la calle Marqués de Paradas, la conexión de las calles Julio César y San Pablo, la confluencia de la Alameda de Hércules y la calle Trajano, la plaza de San Pedro con la calle Doña María Coronel, la calle Gerona, la calle Almirante Apodaca, la Puerta de Osario y la Puerta de Carmona, habilitando desvíos en la calle Teniente Borges con la calle Virgen de los Buenos Libros, la calle Águilas con la calle Candilejos, la calle Pedro del Toro con la calle Marqués de Paradas, la calle Monsalves con la plaza del Museo de Bellas Artes, la calle Imagen con la Plaza de la Encarnación, la avenida de Roma, la Campana y la calle Torneo en su enlace con la calle Bailén.

Novedades en la encarnación y la calle baños

La calle Baños y su entorno, principal vía de acceso desde la calle Torneo hacia la céntrica plaza del Duque de la Victoria, se somete a diversas modificaciones, con un cambio de sentido en el tramo de la calle Baños entre la calle San Vicente y la plaza de la Gavidia, por ejemplo, mientras San Vicente cambia de sentido entre las calles Baños y Alfonso XII, por ejemplo, para facilitar una "doble salida" del centro por San Vicente y Alfonso XII.

En la plaza de la Encarnación, en cuyo entorno se ha calculado un aforo máximo de unas 25.000 personas, desde este viernes toda la plaza quedará como peatonal entre las 17,00 y las 23,00 horas, siendo cerradas al tráfico rodado las calles Campana, Martín Villa, Laraña e Imagen hasta su confluencia con la calle Santa Ángela de la Cruz, con lo que por las tardes y noches todo ese eje funcionará como espacio peatonal. Los autobuses, así, penetrarán en el centro sólo hasta la plaza de Ponce de León, toda vez que los vehículos relacionados con los garajes del entorno sí podrán circular por la zona descrita.

En la avenida de Roma, donde se planea una proyección en tres dimensiones en la fachada del Palacio de San Telmo, la afluencia de público prevista ha motivado la instalación de un control de acceso en la calle Palos de la Frontera y su confluencia con la calle La Rábida, toda vez que en total serán 650 los agentes de la Policía Local que velarán a pie "de calle" por el buen transcurrir de las celebraciones y el casco histórico contará con 42 vías de evacuación ante cualquier incidencia.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.