La negociación entre el Equipo de Gobierno y los trabajadores sociales municipales, en huelga durante esta semana, sigue abierta; "habiéndose aceptado las reivindicaciones de este colectivo tanto en materia de incremento de plantilla como de formación específica".

En concreto, el Gobierno "está dispuesto a dotar de un trabajador más por cada uno de los centros sociales que tiene la ciudad; pasando al final de este Mandato de una plantilla de 30 personas a una de 36". De hecho, a 1 de enero de 2016 ya se podrá dispone de dos más. En materia de formación, se está a la espera de conocer las demandas concretas para sumarlas al Plan Formativo que ya se oferta anualmente.

Incorporando estas mejoras, el Gobierno considera que se cumpliría "el objetivo por todos perseguido de incrementar la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos; atendiendo a la carga de atenciones que estos trabajadores relatan y a sus especiales características".

Quedaría por tanto como único punto de conflicto la petición de este colectivo de obtener una mayor retribución salarial; aspecto que el Equipo de Gobierno no considera razonable en estos momentos. Como así ha trasladado a los representantes de estos trabajadores en la Mesa de Negociación establecida durante la huelga, este punto quedaría vinculado al proceso de recuperación del poder adquisitivo que afectará a todos los funcionarios del Ayuntamiento y se iniciará en 2016.

Con el fin de que la población conozca el estado de la negociación y tanto las reivindicaciones de los trabajadores como las propuestas del Gobierno, explicaremos detalladamente los tres aspectos en los que fundamentaron la solicitud de huelga:

Refuerzo de la plantilla

En estos momentos, la plantilla de trabajadores que presta atención directa a los usuarios de los centros sociales de la ciudad es de 31 personas, al haberse incorporado una, con contrato indefinido, el pasado lunes 14 de diciembre fruto de la modificación de la estructura llevada a cabo en el mes de noviembre.

De los 30 trabajadores sociales con que el Ayuntamiento contaba hasta esta fecha, 26 son funcionarios de carrera y cuatro interinos; plazas que serán consolidadas en los próximos meses con la aprobación de la Oferta de Empleo Público correspondiente a 2015.

De las 26 plazas de funcionarios, en este momento una está cubierta por un contrato que finaliza el 31 de diciembre al encontrarse su titular en baja laboral. En la negociación mantenida con el Comité de Huelga, el Gobierno se ha comprometido a renovar esta sustitución con un contrato indefinido que supondrán en la práctica un incremento de plantilla al mantenerse cuando la baja laboral finalice y el funcionario se reincorpore al trabajo.

Con estas dos decisiones, la plantilla que hasta el pasado lunes ascendía a 30 trabajadores el 1 de enero ya será de 32.

Además, con la aprobación del Presupuesto para 2016 estaba previsto sumar otros dos nuevos puestos, que en el transcurso de la negociación se han incrementado hasta lograr una plantilla fija de 36 profesionales. De este modo se cumpliría el objetivo de acabar el Mandato disponiendo de un trabajador social más por cada centro de Servicios Sociales de la ciudad.

Con este incremento de plantilla, Logroño -que hasta el momento mantenía una ratio de un trabajador social por cada 5.000 habitante, más bajo que el marcado en la Ley de Servicios Sociales- pasará a tener una ratio de uno por 4.200 habitantes.

Será una de las más bajas de España, muy por debajo de las ciudades de nuestro entorno. De hecho ya en estos momentos Logroño está por debajo de ciudades como Santander, Burgos o Guadalajara, por poner unos ejemplos de los que disponemos de datos contrastados.

Formación especializada

El Gobierno ha aceptado sin reservas incrementar la oferta formativa que anualmente se realiza desde el área de Personal; incluyendo la formación especializada que los trabajadores sociales planteen, en atención a la singularidad de las labores que desempeñan y de la continua transformación de las situaciones sociales que rodean a los usuarios de los Centros de Servicios Sociales.

El Equipo de Gobierno se encuentra en estos momentos a la espera de que estos trabajadores trasladen las necesidades formativas que consideren preciso incorporar al Plan de Formación Municipal para los próximos meses.

Aumento de la retribución salarial

Los trabajadores sociales municipales que se encuentran en huelga han solicitado al Gobierno un aumento de sus salarios que en total ascendería a 3.990 euros anuales más por cada uno de ellos. En concreto a través de dos vías, por una parte con un incremento de dos niveles en el complemento de destino, pasando del nivel 22 al 24; sumado a un incremento del complemento específico de 205 euros mensuales.

El Gobierno valora la labor que estos profesionales desempeñan, considerando las especiales condiciones en que la realizan y el carácter delicado que requiere la atención a los usuarios de los Servicios Sociales. Una consideración que ya tiene su reflejo en los salarios que perciben, superiores ya en estos momentos a los del conjunto de la Comunidad Autónoma con similares competencias laborales.

En concreto, un trabajador social del Ayuntamiento de Logroño, sin antigüedad, percibe un salario de 37.000 euros brutos al año, lo que supone 9.222 euros más que el que se recibe en el mismo puesto en la Administración Regional. Es decir, un 42 por ciento más.

Estos 37.000 euros están, además, muy por encima del mínimo que marca el convenio laboral de Servicios Sociales suscrito en su momento por los sindicatos -20.300 euros- y que rige en la mayoría de los contratos de trabajadores sociales que prestan atención social en asociaciones y entidades de la ciudad. Lo que supone un 76 por ciento más.

Como así se ha trasladado en la Mesa de Negociación, el Equipo de Gobierno tiene intención de aplicar las posibilidades que le permite la normativa en vigor e incrementar a partir del 2016 en el 1 por ciento la masa salarial del conjunto de empleados públicos del Ayuntamiento de Logroño.

Un aumento al que se le sumarían los 400 euros al año que quedaron suspendidos en 2006 y que permitirán a estos trabajadores ir recuperando el poder adquisitivo en estos momentos en que comienza la reactivación económica tras la crisis que lo retuvo.

Todos los casos urgentes, ATENDIDOS

Por último, y en contestación a las manifestaciones realizadas por los trabajadores en huelga respecto a los casos que se han dejado de cubrir en los centros de Servicios Sociales, el Gobierno quiere confirmar que se están atendiendo todos los urgentes.

Como se ha verificado en cada uno de los centros, los servicios mínimos establecidos están prestando atención a las urgencias que se plantean, siguiendo los criterios que los propios técnicos han fijado.

De haberse aceptado la propuesta sindical -un trabajador social para toda la ciudad- hubiera sido muy difícil hacer frente a las necesidades más acuciantes de la población, que sí se están atendiendo con un trabajador por centro y otro en el Ayuntamiento como finalmente el Gobierno decretó como servicios mínimos.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.