Este jueves, 17 de diciembre, se ha presentado en el Instituto Geológico y Minero de Madrid el libro 'Pajares: de barrera entre dos mundos a camino sin fronteras', escrito por Fernando Hacar y Jorge Luis González, ingenieros expertos en temas ferroviarios, en el que se describe, remontándose varios siglos atrás, el inicio de esta línea de ferrocarril, un hito de la Ingeniería española, según sus autores.

Tanto Hacar como González han estado a pie de muchas obras de carretera y ferrocarril, y, atraídos desde hace muchos años por el 'Paso del Pajares' y sus complejidades, decidieron describir cómo se desarrollaron el camino primitivo, la carretera y el ferrocarril. Así, recuerdan que ya en el siglo XVI había un camino que unía Oviedo con León, y en el XVIII Melchor Gaspar de Jovellanos impulsó la carretera que se concluyó hacia 1830.

Igual importancia han dado a las personas que hicieron posible esas obras, a los trabajadores de la carretera, a los "ferrocarrilanos", a los que de una u otra manera han intervenido, a las mujeres y a los hombres.

"Pajares" es un difícil paso montañoso en el Norte de España que permite el acceso desde el Principado de Asturias hacia la Meseta Castellana por el que transcurre la Carretera Nacional 630 que enlaza las ciudades de Gijón y Sevilla.

Con una altitud de 1.379 metros en el "Alto de Pajares", hace más de un siglo se construyó el ferrocarril, siendo la "Rampa Ferroviaria de Pajares" la mayor obra de ingeniería del siglo XIX en España, con una proporción de túneles superior a la famosa 'Direttissima Italiana'.

Sus autores destacan que el discurrir de la línea férrea León-Gijón es un buen ejemplo de un trazado complejísimo y magistralmente resuelto, modelo en todos los tratados y estudios más serios sobre ferrocarriles en el mundo. Actualmente, añaden, su antigüedad obliga a un inteligente y muy costoso mantenimiento, siendo los muy numerosos túneles una destacada complicación en esas labores.

Consulta aquí más noticias de Asturias.