El exdirector del Instituto Tecnológico de la Óptica, Color e Imagen (Aido) Emilio Pérez llegó a proponer que se "convenciera-disuadiera", "ascendiera" o "cambiara" a un técnico del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) —entidad encargada de subvenciones a institutos tecnológicos— que quería minorizarles las ayudas por no estar correctamente justificadas.

Así consta en uno de los correos electrónicos que incorpora en su informe la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía Nacional dentro del caso Aido, que se investiga en el Juzgado de Instrucción número 2 de Paterna en relación a un presunto fraude de subvenciones públicas. En total, en el procedimiento hay más de una decena de personas imputadas, entre ellas, Pérez.

Según recoge la Udef en su texto, al que ha tenido acceso Europa Press, en el año 2005 surgieron unos conflictos por la aplicación de minoraciones a Aido. Durante varias reuniones, el técnico encargado de este asunto no cedió y se mantuvo firme en las reducciones, lo que dio lugar a varios correos electrónicos remitidos por Pérez dando instrucciones al respecto a sus empleados, en concreto, al entonces presidente del Consejo Rector de la entidad Rafael Ros.

En uno de estos correos, Pérez le comenta a Ros que le pasaba una serie de temas a tener en cuenta para la reunión que iba a mantener ese mismo día con el entonces director del Ivace Chimo Ríos. Uno de los apartados del mensaje se refería a las minoraciones, y le indicaba en primer lugar que en cuanto a las del año 2013 "habría que seguir presionando para reducir" la minoración "hasta que el Ivace finalmente resuelva al respecto".

Le señalaba que las alegaciones presentadas por Aido estaban "suficientemente argumentadas" para contrarrestar las razones de las minoraciones, "basadas en aspectos discrecionales, arbitrarios y subjetivos". "Además de que los gastos puestos en cuestión y minorados —continuaba en su correo—, sin ninguna prueba concluyente, fueron aprobados antes de la justificación por parte del Ivace".

Así mismo, Pérez le señalaba a Ros: "No es aceptable aceptar la excusa del director general del Ivace de que necesita informe de un técnico para aceptar las alegaciones y levantar las minoraciones. Como director debe saber cómo hacerlo: convencer-disuadir al técnico, ascendiendo al técnico, reconociendo su error que debe ser subsanado, cambiando de técnico dando el expediente a otro técnico, apartar a Roberto Parras —entonces representante institucional de los institutos tecnológicos— como principal instigador de las minoraciones a Aido y pasarlo a empresas".

Ir a contencioso

En un correo que Pérez envió el mismo día, unos minutos más tarde, a Ros, también le indica: "En tema de minoraciones se me había olvidado comentar que el arma que tenemos nosotros es siempre ir a un contencioso-administrativo si no estamos satisfechos con la resolución que hacen de nuestras alegaciones y explicaciones, lo cual es siempre tedioso para la Administración. Además de añadir al contencioso la mala fe y arbitrariedad en la gestión de expedientes del administrador (...)".

En relación con Roberto Parra, fuentes de la Conselleria de Economía han confirmado que se le propuso apartarle del Ivace tras saltar a la luz el caso Aido, y éste aceptó. Ocupaba el cargo de representante institucional de los institutos tecnológicos.

Esta causa se originó a raíz de una denuncia del propio Ivace por supuestas irregularidades en la justificación del gasto de las subvenciones comunitarias otorgadas a esta entidad. El pasado mes de marzo, el Ivace remitió al ministerio público diferente documentación al respecto, y este organismo decidió abrir una investigación, que en junio llegó al punto de que la Policía realizara diferentes registros y arrestara al entonces director de la empresa, que quedó en libertad con una orden de alejamiento que le impedía acercarse a la empresa.

Consulta aquí más noticias de Valencia.