El estrecho vínculo entre la publicidad y los derechos fundamentales, y la necesidad de garantizar una adecuada protección de estos, ha quedado patente tras las conferencias pronunciadas esta semana durante la Jornada Regulación Ética de la Publicidad en una Sociedad Multimedia, que ha organizado el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA). En este foro se ha evidenciado cómo los desafíos que representan internet y las nuevas tecnologías en el ámbito de la regulación de la comunicación discurren en paralelo las disfunciones que tradicionalmente presentan las comunicaciones comerciales en el resto de medios de comunicación.

España es uno de los países europeos con mayor índice de saturación publicitaria, hasta un 20 por ciento de los contenidos televisivos son anuncios, el doble que en Francia, tal y como ha subrayado la presidenta del CAA, Emelina Fernández, durante la inauguración de esta jornada. Si a esta cifra se le suma el tiempo dedicado a otros formatos de comunicación comercial, como las telepromociones, el emplazamiento de producto o el patrocinio, el índice de saturación publicitaria alcanza el 50 por ciento de una hora de emisión de televisión, según el presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), Alejandro Perales.

Según un comunicado, Perales ha llamado la atención sobre la mezcla de formatos publicitarios y la confusión que estas nuevas fórmulas pueden generar en la audiencia, pues no siempre se deja claro su naturaleza comercial. Una tendencia que es muy habitual, según han coincidido el presidente de AUC y el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, en el ámbito digital. Tanto en los medios digitales, como en las redes sociales, es cada vez más frecuente la publicidad encubierta disfrazada de contenido. Frente a estas derivas, Perales ha reivindicado el "derecho a conocer" de la ciudadanía.

Respecto a regulación de estos aspectos, ambos representantes de los consumidores se han mostrado "pesimistas": "Siempre habrá leyes mejorables contra abusos de la publicidad, pero para qué cambiarlas si no se cumple la que ya existe", ha reflexionado el portavoz de FACUA. En estas jornadas también se ha analizado en detalle la publicidad y la responsabilidad social, y en concreto, la igualdad en el discurso publicitario.

Según un reciente informe del CAA, el 30 por ciento de los anuncios más emitidos en televisión en España reproduce estereotipos sexistas hacia las mujeres. La artista y activista Yolanda Domínguez ha puesto el acento en la "violencia glamurosa" de la publicidad del sector de la moda hacia las mujeres, y hasta "qué punto la audiencia se ha acostumbrado a estos tipos de imágenes donde se representa a la mujer como un mero objeto, o como un ser desequilibrado, débil, defectuoso o disponible para el disfrute del varón".

En este sentido, Domínguez ha apelado a la necesidad de "enseñar a ver imágenes", sobre todo a los menores de edad. También ha incidido en la urgencia de que las mujeres abandonen el rol pasivo en la representación de imágenes y pasen a ejercer un papel activo en la creación y difusión de imágenes.

Por su parte, la magistrada Amanda Cohen, autora de la sentencia que declaró ilícita y desleal una publicidad de la compañía aérea Ryanair, ha expuesto diversos ejemplos de publicidad vejatoria hacia las mujeres, y ha explicado los requisitos que, jurídicamente, son imprescindibles para considerar una publicidad ilícita por sexista (un concepto jurídicamente indeterminado y sin desarrollar).

Estos tres requisitos, según la magistrada son: que parte del cuerpo de mujer se use como elemento para captar la atención, que el cuerpo de la mujer se use como un objeto meramente decorativo, y que exista una absoluta desconexión entre el cuerpo de la mujer que aparece en el spot con el producto o servicio que se anuncia.

Por su parte, la profesora de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Málaga, Ana Jorge, ha defendido la labor de los publicistas y creativos y acusó a las empresas anunciantes de los mensajes negativos o contrarios a derechos fundamentales que, en ocasiones, traslada la publicidad. En su opinión, la publicidad no es la culpable de la creación de estereotipos, sino que constituye un reflejo de la sociedad. "Se necesita una transformación en la sociedad para cambiar el discurso publicitario, no cambiar la publicidad sin cambiar la sociedad", ha dicho Ana Jorge.

Las jornadas han concluido con un debate sobre la influencia de la publicidad con los trastornos de conducta y, concretamente, se ha centrado en la publicidad del juego y las apuestas online, sometido actualmente a un código de conducta cuyo cumplimiento es voluntario. Desde diversos ámbitos, como las asociaciones de consumidores, las asociaciones de ayuda y reinserción de personas con problemas de ludopatías, así como desde el CAA, se considera urgente regular y restringir este tipo de comunicaciones comerciales de forma análoga a la publicidad del tabaco y el alcohol.

En este sentido, el consejero del CAA Eduardo Castro, ha recordado los datos más llamativos del informe del Consejo sobre este tipo de publicidad, como el hecho de que el 96 por ciento de las comunicaciones comerciales de juego y apuestas online que se emiten en radio se insertan en el discurso narrativo de los locutores y no se separan claramente del contenido. Castro ha recordado además que esta cuestión no sólo representa un riesgo para los menores edad, sino también para otros colectivos especialmente vulnerables, como los mayores y las personas con problemas de adicción al juego.

"bombardeo" de publicidad de juego y apuestas en internet

El presidente de la Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fajer), Francisco Abad, ha denunciado el "bombardeo" de la publicidad de juego y apuestas en internet, y ha advertido, entre otras cuestiones, de que estos anuncios trasladan información engañosa y omiten aspectos fundamentales de las condiciones en las que se realizan las apuestas.

"Sería bueno que estos anuncios informaran de que hay que tributar por las ganancias obtenidas", ha dicho Abad, que se ha mostrado contrario a la aparición de deportistas famosos o personajes populares en estos anuncios y ha denunciado que muchos de estos protagonistas incitan al juego en sus redes sociales como parte de la promoción comercial, lo que supone un gran riesgo para los menores sin que exista ningún tipo de protección.

Miguel Ferrer, representante de JDigital —Asociación Española de Juego Digital— ha defendido también la regulación de la publicidad de este sector como una forma de otorgar seguridad jurídica al mismo. "A las empresas de juego online no les interesa que juegue un menor o personas con ludopatías en sus portales, es la peor publicidad que puede haber", ha indicado, si bien, ha admitido que los anuncios de setas actividades no trasladan toda la información necesaria para el usuario.

Ferrer también ha coincidido con Abad en la existencia de "cierta saturación" de publicidad de webs de apuestas y juego durante las retransmisiones deportivas, especialmente de fútbol. De hecho, la publicidad de estos servicios disminuye durante los periodos del año en los que no se disputa ningún torneo oficial de fútbol. El CAA editará y publicará el contenido de todas las ponencias y del debate suscitado posteriormente durante estas jornadas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.