Canarias dirá adiós la próxima semana al cuarto otoño más cálido que ha vivido desde el año 1945, con temperaturas máximas que en algunos días llegaron a alcanzar los 36.5ºC, y pronto cerrará un mes de diciembre que, de seguir así, será el más seco de la historia desde que se tienen datos.

Así lo ha expuesto el director del Centro Meteorológico de Santa Cruz de Tenerife, Víctor J. Quintero, que junto al secretario general de la Subdelegación del Gobierno, Francisco García, ha ofrecido una rueda de prensa para hacer un resumen del comportamiento del otoño en Canarias.

Durante el otoño, la temperatura media trimestral (20.8ºC) ha estado muy por encima de los valores normales, por lo que ha sido una estación muy cálida. De hecho, ha sido el cuarto otoño con temperaturas medias más altas desde 1945.

Estas temperaturas altas se han distribuido por todo el archipiélago, sobre todo en zonas de costas, Lanzarote y Fuerteventura, donde se apreciaron temperaturas medias de hasta 28ºC, lo que representa una anomalía de 1.1ºC por encima de los valores normales.

Por meses, ese carácter muy cálido se debe a la aportación que han hecho octubre y noviembre. Si bien septiembre tuvo una temperatura media de 21.8ºC y el valor normal es de 21.6ºC, lo que da un carácter térmico de normalidad, eso cambia a partir del mes octubre, que tuvo una temperatura media de 21.2ºC, 1.3ºC por encima de los valores normales (19.9ºC). Esa tendencia se mantuvo en noviembre, donde se registraron valores de temperatura media de 1.6ºC por encima de los valores normales (19.4ºC).

Teniendo en cuenta la evolución de la temperatura media a lo largo de todo el año, Canarias vivió un invierno frío, pero a partir de la primavera ya se mantiene por encima de los valores normales, por lo que, a excepción del invierno, el archipiélago está viviendo un año especialmente cálido.

Durante todo el trimestre, salvo en momentos puntuales a finales de septiembre y octubre, Canarias ha estado siempre en las zonas más cálidas o extremadamente cálidas. Destacan el episodio calido registrado del 3 al 5 de octubre, con un calor muy intenso, y también que prácticamente todo el mes de noviembre y diciembre han sido meses donde las temperaturas han estado siempre por encima de los valores normales.

A lo largo de este trimestre también ha habido episodios de calima, algunos de duración importante, por ejemplo del 8 al 20 de noviembre, cuando se llegaron a emitir avisos de calima de nivel amarillo. Y ahora en diciembre también se está registrando un nuevo episodio que perdura y va a continuar.

Efecto del anticiclón de las azores

Según Quintero, el carácter cálido del trimestre tiene que ver con el hecho de que el anticiclón de las Azores ha estado prácticamente estacionario, muy reforzado en mitad del Atlántico, lo que ha producido que no haya ni renovación, ni ventilación, con lo cual las temperaturas se han mantenido muy altas y ha favorecido la entrada de masas de aire africano.

Este hecho, explicó, se debe a que la Naos, el patrón climático que afecta principalmente a Europa, está en fase positiva, que suele durar entre dos y tres años y donde es relativamente habitual que en el sur de Europa el anticiclón esté muy reforzado e impida el paso de las bajas atlánticas, con lo cual, termina siendo un invierno más seco.

De hecho, el trimestre ha sido tan cálido que se han batido algunos récord de temperatura. Destacan las temperaturas máximas de un mes de octubre en los aeropuertos de Lanzarote y Fuerteventura, donde se alcanzaron los 36ºC y 36.5ºC, respectivamente. Destaca también el hecho de que, aún siendo noviembre un mes muy cálido, no ha conseguido superar a los meses que están por encima en el ranking de los más cálidos.

PRECIPITACIONES

El trimestre ha sido muy húmedo en su conjunto, con una precipitación medida de 52,4 mm. Este carácter muy húmedo se lo dan septiembre y octubre, porque noviembre ha sido muy seco.

Por meses, septiembre ha sido un mes húmedo (18,9 mm) y octubre muy húmedo (131,4 mm). Hay que remontarse hasta 1987 para encontrar un mes de octubre tan húmedo, y noviembre ha sido el segundo más seco desde 1945, con una precipitación media de apenas 16,9 mm. Sólo se registró un noviembre más seco en 1948 (1,2 mm).

Los episodios de precipitaciones que dan ese carácter húmedo y muy húmedo se registraron el 18 de septiembre, entre el 22 y 24 de septiembre, con chubascos y tormentas (52 rayos en Gran Canaria) y algún chubasco puntualmente torrencial en El Hierro y La Palma. La efeméride de precipitación total mensual se produjo en el aeropuerto de La Palma (58,2 mm).

En octubre destacaron el episodio registrado del 20 al 25 y del 29 al 31, que afectó principalmente a Gran Canaria y Fuerteventura; además, el número de días de lluvia fue muy amplio. Así, hay zonas en las que llovió durante diez días y otras en las que lo hizo durante veinte de los treinta días que tiene el mes.

Respecto a diciembre, prácticamente no ha llovido, con una precipitación media que no llega al litro por metro cuadrado, y de continuar así sería el diciembre más seco de toda la historia (desde que se tienen datos), si bien esto parece que va a cambiar porque este fin de semana se esperan lluvias.

Por zonas, a excepción de Lanzarote, todo el archipiélago registró porcentajes de precipitación acumulada por encima de los valores normales del trimestre.

Respecto al año hidrológico, que está en sus inicios, se partió de una situación de superávit; sin embargo, a partir de noviembre, por ese carácter muy seco, el año hidrológico está por debajo de los valores normales y se está acumulando menos precipitación de lo habitual, dando lugar a un déficit hídrico desde noviembre, algo que está ocurriendo de forma generalizada en todo el país.

Previsión para las próximas semanas

De cara a las próximas semanas, el director del Centro Meteorológico avanzó que se esperan temperaturas por encima de los valores normales hasta el 3 de enero; aunque a partir de la semana que viene se prevé un descenso de las temperaturas, pero poco importante.

En cuanto a las precipitaciones, se esperan valores por debajo de lo normal y, a partir de la próxima semana, se prevé que nos situemos dentro de los valores normales, en principio por el episodio del próximo domingo. Lo que no se espera, por tanto, es que llueva por encima de los valores normales, precisó Quintero.

El avance estacional para Canarias indica que tendrá un invierno más cálido de lo normal, con una probabilidad del 55%, y con respecto a las precipitaciones, si bien es difícil hacer una predicción con tanto tiempo de antelación, se espera un invierno normal en cuanto a precipitaciones.