La Cámara de Cuentas de Andalucía ha señalado este jueves que un total de 107 mercados del sector público local del total de 265 analizados generaron pérdidas en 2012 y 112 en 2013 y ha apreciado que "el tamaño del mercado no llega a ser un factor determinante para su viabilidad futura".

En un informe, consultado por Europa Press, el ente fiscalizador ha apuntado que, en 2012, Andalucía contaba con 261 municipios con más de 5.000 habitantes, por lo que la obligación de prestar el servicio de mercado recaía sobre el 33,85 por ciento del total de municipios, con una población que representa el 89,05 por ciento de la comunidad.

Sin embargo, esta obligación era incumplida por 72 municipios. En concreto, hay tres municipios con más de 50.000 habitantes sin mercado —Benálmadena, Torremolinos y Utrera—. Además, 37 contaron con un mercado municipal en el pasado y once nunca lo llegaron a tener.

No obstante, al desaparecer la obligación de prestar el servicio a partir de la entrada en vigor de la LRSAL, la irregularidad preexistente en los ayuntamientos que no disponen de mercado sin dispensa ha quedado superada.

El censo de mercados públicos locales andaluces en 2012 lo componían 272, situados en 189 municipios andaluces con una población superior a los 5.000 habitantes. Un total de 52 mercados se encuentran en edificios catalogados como históricos, artísticos o de especial protección.

La mayoría se distribuyen en una planta única y con todas las entradas a la altura de la calle, además 58 disponían de un aparcamiento público con acceso directo al mercado. Además, todos los mercados municipales analizados por la Cámara de Cuentas estaban gestionados de forma directa.

MATADEROS

Respecto a los mataderos, la Cámara de Cuenta ha incluido 18 en su informe — 14 son municipales y cuatro, en instalaciones de titularidad municipal—. Los edificios tienen una antigüedad de 14 años de medio y una superficie de 1.683 metros cuadrados.

Cuatro de estos mataderos consideran que están infrautilizados, mientras que once valoran que hay un equilibrio entre la demanda y la capacidad del matadero.

La gestión pública de los mataderos andaluces se realizó de forma directa en siete de ellos y en otros siete mediante concesión administrativa. Además, cinco cuentan con un reglamento municipal que regula el funcionamiento de su actividad.

Preguntados los ayuntamientos sobre la viabilidad futura del matadero como actividad pública, diez han respondido de forma afirmativa y dos en sentido contrario. La producción imputable a estos mataderos representa tan sólo el 9,94 por ciento del total de los animales sacrificados en 2012 en el mercado andaluz.

Por último, la Cámara de Cuentas ha destacado que "ninguno de estos 18 mataderos percibió en los años 2012-2013 subvención pública alguna, ni de la Unión Europea, ni del Estado, ni de la Comunidad Autónoma de Andalucía, ni de otra entidad local".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.