El Grupo Municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Logroño ha presentado este jueves un escrito en la Delegación del Gobierno en La Rioja para que el Tribunal de Cuentas analice las "irregularidades" detectadas en las obras de la Plaza Primero de Mayo por la Comisión de Investigación celebrada en el Consistorio.

Como ha explicado esta mañana la portavoz socialista, Beatriz Arráiz, "se trata de comunicar las irregularidades, sobre todo en lo relacionado con el arbolado, que tenía que haberse controlado y fiscalizado por el Ayuntamiento y se fracasó estrepitosamente, y en la introducción de mejoras, que no fue algo estrictamente correcto, según el interventor".

El edil socialista José Luis Díez Cámara ha detallado que "cuando se presentó el dictamen de la Comisión, ya dijimos que iríamos al Tribunal de Cuentas como orgnismo competente para fiscalizar las irregularidades respecto al pliego".

Una serie de irregularidades que, en palabras del concejal, "se centran en tres aspectos, el primero, el arbolado, que salió a colación desde el principio de la ejecución de las obras, y en el que han dado irregularidades en cuanto a su fiscalización y control, ya que se trataba de una propiedad municipal".

En este sentido, ha señalado que "se abonó una certificación a la UTE encargada de las obras, formada por Foralia e Ingelec, para que cuidaran de esa propiedad municipal, pero el arbolado desapareció, incluso tenemos pruebas fehacientes de que acabó en manos privadas, en una bodega y en un polideportivo de un municipio riojano". "No hubo fiscalización adecuada", ha afirmado.

El segundo punto citado por Díez Cámara se centra en el conflicto entre el director de la obra y la empresa Foralia "que, pese a ser un conflicto privado, se considera que ha podido incluir negativamente en la ejecución de la obra". A su juicio, "o se debería haber apartado al encargado de la dirección de la obra, o él mismo debería haberse abstenido de participar".

En tercer lugar, ha citado la "chapuza administrativa que supone la opinión contraria del director de la obra, que entiende que la recepción del trabajo se hizo de acuerdo con la legalidad y el pliego, y la del interventor municipal, que opina lo contrario".

Así, Díez Cámara ha recordado que el interventor apunta "a la irregularidad más grave, que el pliego no permitía mejoras o variaciones, pero la adjudicación se hizo a la empresa que las incluía, sobre todo en temas paisajísticos, lo que creemos que lesionó de entrada la libre concurrencia". Unas irregularidades "que, según el interventor, pueden traer repercusiones negativas a las arcas municipales".

El concejal del PSOE ha recordado que "a fecha de hoy, aún no se ha aprobado la certificación final de la obra, con lo que el procedimiento sigue abierto", por lo que ha apuntado la importancia de que el Tribunal de Cuentas "se pronuncie y se deriven las responsabilidades correspondientes".

Ha recordado, en cualquier caso, que, "si bien por parte del PSOE se llevó a la Fiscalía el tema del arbolado, y se desechó el tema penal, ahora se trata de aspectos puramente administrativos, de la repercusión en las arcas municipales". "Interesa que se pronuncie para que futuras obras, como la Plaza de México o la Glorieta, se hagan de mejores maneras", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.