El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, ha bromeado con su agresión en Pontevedra, durante un mitin en A Coruña.

Pegué carteles, y muchos, cuando se pegaban. Y aún hoy se pegan, en la provincia de Pontevedra

"Empecé de militante de base y pegué carteles, y muchos, cuando se pegaban. Y aún hoy se pegan, en la provincia de Pontevedra", ironiza Rajoy que ha hecho surgir risas entre los simpatizantes que han acudido al mitin.

La agresión se ha producido en torno a las 17,50 horasdel miércoles, cuando Rajoy se hallaba con otros dirigentes del PP junto a la Capilla de la Peregrina, en una céntrica plaza pontevedresa.

Estaba rodeado de vecinos, saludando a niños y haciéndose fotografías cuando recibió un golpe del joven, que fue inmediatamente detenido por los agentes de seguridad quien ha asegurado: "Estoy muy contento de haberlo hecho".

Rajoy ha querido agradecer los mensajes de apoyo a través de Twitter, antes de comenzar el mitin en A Coruña.