La consejera de Fomento del Gobierno regional, Elena de la Cruz, y la alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor, han suscrito esta tarde el convenio por el cual el consistorio alcazareño se adhiere al programa de intermediación hipotecaria que la Junta de Comunidades puso en marcha a finales del pasado mes de octubre y que ha servido para atender a más de 200 familias de la región en trance de perder su vivienda habitual.

Mediante el acuerdo suscrito, el Ayuntamiento se compromete con el Gobierno de Castilla-La Mancha a canalizar a las familias de la localidad que lo soliciten hacia los servicios de asesoramiento social y jurídico que presta la oficina de Ciudad Real, desde la que se han atendido un total de 36 casos desde su apertura, según ha comunicado la consejera de Fomento, ha informado la Junta en nota de prensa.

De las 36 atenciones ciudadanas que se han llevado a cabo desde esta provincia, 11 cuentan aún con procedimientos abiertos. La oficina ha servido también para realizar cinco adjudicaciones preferentes de vivienda social a través del cupo de desahuciados hipotecarios y para aplazar temporalmente el lanzamiento de una familia. De esas cinco adjudicaciones preferentes, dos han sido a residentes en la propia localidad de Alcázar de San Juan, donde hay registrados 231 demandantes de vivienda.

La alcaldesa de Alcázar ha recordado que la oficina de vivienda de este municipio se cerró bajo el Gobierno municipal que precedió su mandato. "Era hora de recuperar una política de vivienda en colaboración con la Junta de Comunidades que no debería haberse perdido nunca", ha afirmado, "porque lo más urgente es atender asesorando y orientando a las personas que han tenido problemas con sus hipotecas".

Para Elena de la Cruz siempre que un Gobierno municipal "se implique en este proyecto será una garantía de éxito porque cuando los ciudadanos tienen un problema siempre acuden en primer lugar al Ayuntamiento porque es la administración más cercana. Por eso es fundamental su colaboración", ha dicho.

La consejera ha recordado que aunque el problema de las ejecuciones hipotecarias está disminuyendo en el conjunto de la región (un 33% menos en Ciudad Real en el primer semestre de 2015) aún es una de las principales preocupaciones por el impacto que causa en la vida de las personas que lo padecen. De ahí que haya ofrecido el compromiso ineludible del Ejecutivo regional con el programa de intermediación hipotecaria, porque "la prioridad de este Gobierno de Castilla-La Mancha es la política social".