Luz
El sector de la electricidad en España. EFE / ARCHIVO

Las facturas de la luz y el gas bajarán una media del 2,8 % y el 3 %, respectivamente, a partir del mes de enero, según los cálculos realizados por el Gobierno en virtud de las órdenes de peajes de acceso para estos sectores aprobadas este miércoles por la comisión delegada para asuntos económicos.

Cuatro días antes de las elecciones, el Gobierno ha informado en un comunicado que la rebaja anunciada de la luz que -podría ser de un un 0,7 % respecto a este mes- se produce después de haber logrado un equilibrio entre los ingresos y los costes del sistema eléctrico, que han permitido cerrar el ejercicio 2014 con superávit por primera vez en trece años.

Y en el caso del gas, el Ejecutivo de Rajoy ha optado por congelar la parte regulada del recibo -tal y como estaba previsto en el borrador-, aunque la factura final se beneficiará de la bajada del gas en los mercados internacionales en los últimos meses.

El recibió medio subió más de 50 euros anuales

Según denunció Facua, el recibo medio ha pasado en los once primeros meses de 72,49 a 76,66 euros, impuestos indirectos incluidos, lo que supone un incremento de 4,17 euros que, ponderado en un año, representa 50,04 euros.

En lo que se refiere al precio del kilovatio hora de energía consumida, en noviembre ha experimentado una subida mensual del 4,8%. La media entre el 1 de enero y el 30 de noviembre de 2015 ha estado un 7,4% por encima de la de los once primeros meses de 2014.

El Gobierno explica que, en el caso de la electricidad, los pagos por capacidad -una parte de la factura con los que se retribuye a algunas tecnologías por estar disponibles- bajan un 21 % a partir de enero.

Esta partida ya se redujo este verano, lo que permitió reducir entonces el recibo una media del 2,2 %, con lo que los pagos por capacidad acumularán una minoración del 53 % respecto a principios de 2015

La ley del Sector Eléctrico impide que se reduzcan los peajes y cargos mientras exista deuda pendiente -todavía hay más de 22.000 millones de euros por pagar derivados de los años de déficit tarifario-, aunque no se refiere específicamente a los peajes de acceso, que precisamente son los que se revisan en ambas órdenes.

Y un fondo para eventuales contingencias

La orden avalada este miércoles prevé también un fondo para eventuales contingencias que pudieran afectar a la factura de la luz, como por ejemplo una subida del precio del crudo.

El borrador de orden de peajes de la electricidad elaborado por el Ministerio de Industria preveía una bajada de la parte regulada de la factura de la luz que permitiría abaratar el recibo alrededor de un 1,5 % a partir de enero.

Esta bajada del crudo y el gas ya ha abaratado la factura gasista alrededor de un 11,7 % desde diciembre de 2014 en el caso de los consumidores domésticos.
El Gobierno ha insistido en que esta congelación de la parte regulada de la factura, por segundo año consecutivo, es compatible con la garantía de la sostenibilidad financiera del sistema.

El Gobierno prevé que este año el sistema gasista termine con equilibrio entre ingresos y costes y que, a partir de 2016, registre superávit.