Así ha cambiado el billete de 100 dólares
Así ha cambiado el billete de 100 dólares. FORBES

¿Quién pierde con esta subida de tipos?

  • Los países endeudados en dólares. "Las economías emergentes, muy endeudadas en dólares, estarán entre las que más sufran esta decisión", dice Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG. Estos países se endeudaron mucho en dólares desde 2008, aprovechando la depreciación de la divisa por los estímulos de la Fed. Ahora se verán claramente perjudicadas por la potencial apreciación de la divisa estadounidense. Para ellos será más caro ahora devolver sus deudas. Y son casi 10 billones de dólares los bonos emitidos en esta moneda por países que no son Estados Unidos, fundamentalmente emergentes. "Se prevé un aumento de las quiebras de empresas de estos países", aseguraba este martes un informe de la aseguradora Crédito y Caución. Entre los más afectados: Turquía, Brasil y Rusia.
  • La inversión en países emergentes. Las naciones en desarrollo son una de las mayores preocupaciones de los organismos internacionales por la subida de tipos. Los inversores van a encontrar ahora más rentable invertir en dólares, así que los emergentes podrían perder depósitos en sus monedas. "El cambio en los flujos de capital hacia EE UU condujeron en el pasado a crisis financieras o incumplimientos de Estados emergentes. Los mercados más vulnerables a este cambio son Turquía, Indonesia, Sudáfrica y Malasia explican en Crédito y Caución. Sin embargo, Tomás García-Purriños, analista de MoraBanc AM, estima que"gran parte de la subida de tipos de este miércoles y la prevista para 2016 está ya descontada", por lo que la salida de capitales "se habría producido ya".
  • El sector turístico de Estados Unidos. Los viajeros de otros países verán cómo las agencias de cambio de moneda les darán menos dólares que antes por la misma cantidad de su moneda nacional. Así que el turismo en Estados Unidos podría resentirse, tanto en número, como en el gasto de los viajeros en el país.
  • Los exportadores estadounidenses y los importadores de otros países. La apreciación del dólar será nociva para la competitividad exterior de sus productos. Con un dólar más caro, los compradores extranjeros de bienes estadounidenses tendrán que pagar ahora más dinero por el mismo bien, así que ahora, si pueden surtirse en otros mercados, podrían decidir comprarlo en otros mercados.

¿Y quién se beneficia?

  • Los ahorradores e inversores en dólares. La subida de tipos incrementará la remuneración de los depósitos en dólares. No será un efecto inmediato, sino gradual, y atraerá a más capitales hacia EE UU especialmente si —como estiman varios analistas— la subida de tipos continúa el próximo año hasta alcanzar el 1%. Los inversores harían más rentable su dinero en Estados Unidos que, por ejemplo, en Europa, donde los tipos están al 0,05%. Y se podría dar la vuelta a la tendencia de 2008, en la que los flujos de capital salían de Estados Unidos hacia los países emergentes en busca de un mayor rendimiento.
  • Los importadores de Estados Unidos y los exportadores de otros países. La subida de tipos provocará que la inversión en dólares crezca, dado que la retribución en esa divisa será mayor. Así que la decisión de la Fed producirá una apreciación del dólar frente al resto de monedas. Ese dolar más fuerte beneficiará a los importadores estadounidenses, que podrán adquirir los mismos productos de otros países pagando menos dólares por ellos; en el otro lado de la transacción, los países exportadores habrán hecho sus productos más atractivos y competitivos para que se compren en Estados Unidos.
  • Los viajeros estadounidenses y el turismo de otros países. Los turistas estadounidenses están de enhorabuena, porque será más barato para ellos viajar a otros países. Y los países más turísiticos están de enhorabuena, porque verán incrementada la visita de más viajeros de aquel país y su gasto.

¿Cómo afecta a España?

  • Malo para las empresas radicadas en Latinoamérica. Si el Cono Sur se resiente por la apreciación del dólar, el negocio de empresas españolas en la región –Banco Santander, Telefónica o Mapfre– también sufrirá por la posible contracción de la demanda en esos países. "En el caso de los dos grandes bancos españoles BBVA y Santander, la subida de tipos les deja un sabor agridulce: agradecerán la previsible mejora del margen de intereses en sus filiales estadounidenses, pero podrían ver agravado los problemas que ya tienen en su negocio en Latinoamérica", explica Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.
  • Vender en dólares, buen negocio. Una subida de tipos, en cambio, sería buena para las empresas españolas que generan muchos ingresos en dólares por desarrollar gran parte de su actividades en Estados Unidos, como Grifols, Viscofan o la constructora ACS. "Para estas empresas, un dólar fuerte es una buena noticia", dice López-Gálvez.
  • Viajar a Estados Unidos será más caro. Si el dólar se revaloriza más como consecuencia de la subida de tipos —algo que el mercado ya ha descontado en el último año, en el que el euro se ha depreciado más de un 10% frente al dólar—, será más caro para los españoles viajar a EE UU porque recibirán menos divisa estadounidense por cada euro. Al contrario, para el estadounidense será más barato viajar a España, lo que agraderá nuestro sector turístico.
  • Los exportadores a EE UU están de enhorabuena. Con un dolar más apreciado, será más barato para los estadounidenses adquirir productos españoles. "Aunque el efecto en nuestras exportaciones no sería tan grande porque la mayor parte se dirigen a la eurozona", matizaba a 20minutos recientemente Joaquín Maudos, catedrático de economía de la Universidad de Valencia y director adjunto del IVIE. En efecto, las exportaciones a la Unión Europea pesan casi un 65% de las ventas españolas al exterior, por apenas un 4,6% de las exportaciones a Estados Unidos. Ahora, con la apreciación del dólar, los exportadores a Estados Unidos podrían ver incrementadas sus ventas.