La Junta de Extremadura ha enviado un requerimiento formal al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para solicitar la derogación de Real Decreto 1058/2015, de 20 de noviembre, por el que se regula la denominada reválida de 6º de Primaria.

La Consejería de Educación y Empleo ha tomado esta decisión porque, según el documento remitido al ministerio, dicho Real Decreto impone a las comunidades autónomas la responsabilidad de aplicar las pruebas al alumnado, con el "consecuente trastorno" para los centros, así como un "gasto económico extra" para las arcas públicas de la región.

A esto se suman las "serias dudas" que la consejería tiene sobre "el valor y la utilidad" de las citadas pruebas, según ha informado el Ejecutivo regional en nota de prensa.

"Un solo ejercicio no aporta información sobre todo el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Además, obliga a los jóvenes a someterse muy pronto a la tensión y ansiedad que supone una prueba externa", ha sostenido.

La Consejería de Educación extremeña también ha desestimado la regulación de la denominada 'reválida' de 6º de Primaria por "desmerecer e infravalorar" a la profesión docente ya que, según la carta enviada por la consejería al ministerio, la decisión de externalizar dicha prueba es "una muestra de desconfianza en estos profesionales por parte del Estado".

Asimismo, la Consejería de Educación y Empleo ha asegurado que la publicación de dicho Real Decreto "no ha seguido el cauce legal establecido", ya que no se ha consultado a las comunidades autónomas.

"Mostrándose, de nuevo, una falta de diálogo y acuerdo del Gobierno central como ya ocurrió con la aprobación de la LOMCE", ha afeado la Junta de Extremadura.

Por eso, la consejería de la que es titular Esther Gutiérrez Morán, ha solicitado al Ministerio de Educación que "se recupere el diálogo para que juntos, Estado y comunidades autónomas, retomen el consenso para remar unidos en la construcción de un sistema educativo de calidad".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.