La Secretaría General de Universidades de la Junta de Andalucía incorporará a una revisión futura de las bases reguladoras de la convocatoria de ayudas para la acreditación del nivel B1 de Idiomas la ampliación del alumnado que pueda resultar beneficiario de las becas en función de los mismos criterios de renta que la convocatoria de becas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, aunque no se le haya adjudicado dicha ayuda.

Desde la Consejería de Economía y Conocimiento se ha confirmado a Europa Press que la Secretaría, al respecto, respondió hace algunos meses a una resolución impulsada por la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, que ya dio su aprobación a las becas, pues para una parte considerable del alumnado "supone un esfuerzo económico importante" el desembolso necesario para acreditar las competencias lingüísticas en una lengua extranjera, un requisito, recuerda, "ineludible" para la obtención del título de Grado o Máster.

Sin embargo, el organismo encabezado por Jesús Maeztu alertaba de algunas "deficiencias", como podía ser "la exclusión de su ámbito de aplicación de personas cuya situación económica merecería de esta protección".

Así, el Defensor sugería a la Junta que entre el alumnado que puede resultar beneficiario de las ayudas se incluya a quienes reúnan los requisitos económicos que se exigen para obtener una beca del Ministerio de Educación, aunque no hayan podido obtener dicha beca por no cumplir los requisitos académicos.

Asimismo, se propuso que, al igual que ocurre en las becas del Ministerio, "se elimine" de los requisitos que han de reunir las personas beneficiarias tener que acreditar que se encuentran al corriente de obligaciones tributarias y de Seguridad Social, ya que "este requisito imposibilita acceder a estas ayudas a muchas personas que las necesitan por su situación de precariedad económica", aseguraba.

A todo ello, según el Defensor, el Ejecutivo autonómico ha respondido considerando "oportuno" modificar la normativa. Dadas las dificultades de gestión que suponen las propuestas sugeridas, éstas se incorporarían a una revisión futura de las bases reguladoras, ya que "de paralizar la convocatoria en curso se podría perjudicar a quienes pudieran ser beneficiarios de las ayudas por haber adelantado los fondos necesarios para la adquisición y acreditación de las competencias lingüísticas durante el curso 2014-2015".

"Ello, sin perjuicio de que se pueda hacer partícipe, de manera excepcional, a quienes pudieran haber resultado beneficiarios de estas ayudas con las nuevas condiciones propuestas por acreditarse que se trata de personas con limitados recursos económicos", ha añadido la Defensoría, que sí es partidaria de la modificación inmediata en las bases reguladoras de las ayudas en relación al requisito de estar al corriente de las obligaciones tributarias y de Seguridad Social, entendiendo que redundará en beneficio de los interesados.

Más de 5.100

Solicitudes para las becas del b1

En el Consejo Andaluz de Estudiantes Universitarios (CAE) reunido recientemente se informó del balance de la primera convocatoria de ayudas para la acreditación de nivel de idioma, incentivo cuyo plazo se abrió el pasado mes de junio, dirigido a estudiantes matriculados en el curso 2014-2015, y al cual se destinaron tres millones de euros.

Tras concluir el plazo el pasado 15 de octubre, la Consejería de Economía y Conocimiento ha recibido más de 5.100 solicitudes y ya trabaja en los requisitos de la nueva convocatoria para el presente curso 2015-2016, con la que se espera ampliar el número de posibles beneficiarios, buscando la mejora del procedimiento, facilitando y agilizando su resolución.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.