El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, ha confirmado este miércoles que las infracciones penales en el medio rural malagueño han disminuido un 37,2 por ciento en los dos años transcurridos desde el despliegue de los equipos ROCA, de la Guardia Civil, en octubre de 2013.

Así, ha agradecido a dicho Cuerpo y a sus especialistas "el esfuerzo que realizan para que los agricultores malagueños puedan desarrollar su trabajo con tranquilidad y las mayores garantías de seguridad posibles".

En una reunión en la Subdelegación con representantes de Asaja de Málaga y mandos de la Guardia Civil, Briones ha explicado que los 25 equipos ROCA que operan actualmente en Andalucía están integrados por 100 agentes altamente especializados en el medio rural, junto a los que colaboran 79 de las unidades de Seguridad Ciudadana, Seprona y Tráfico. Dos de esos equipos actúan en Málaga, asentados en Coín y Antequera.

Desde su entrada en funcionamiento, los agentes de los equipos ROCA en la provincia han mantenido 63 reuniones y 451 contactos con los colectivos afectados, a fin de conocer de primera mano los problemas de los agricultores, y se ha impartido una conferencia formativa para informar sobre las formas de prevenir los robos, mejorando los niveles de comunicación.

En el mismo periodo se han cursado 1.150 denuncias, detenido a 146 personas e imputado a 141, según los datos facilitados por el coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Málaga, Jesús Esteban, quien ha apuntado que Antequera acapara el 61 por ciento de las infracciones penales relativas a sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas registradas en 2015.

Asimismo, la comarca del Valle del Guadalhorce contabiliza el 21 por ciento; le sigue Ronda, con el 10 por ciento; Vélez-Málaga, en la Axarquía, con el seis por ciento, y Marbella-Costa del Sol registra un dos por ciento de las infracciones penales citadas.

Esteban ha garantizado al presidente de Asaja, Baldomero Bellido, "la excelente coordinación" con la Policía Nacional y las locales en todos los municipios y comarcas, destacando "el constante y fluido intercambio de información" entre el Equipo ROCA del área de Antequera y el Cuerpo Nacional de Policía, al que compete actualmente la seguridad en la zona.

Otros controles

Según los datos aportados por la Comandancia, el Plan ROCA ha contado con la colaboración del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), también de la Guardia Civil, para intensificar el control en caminos de acceso a las fincas donde se producen los robos.

Junto a ello, se han aumentado las acciones para controlar la venta de material robado, con controles de mercadillos, ventas ambulantes y almacenes y colaboración de la Guardia Civil en los controles de carretera.

Además, se han impulsado medidas contra el robo de cobre, un delito muy ligado al de los sustracciones en el campo, prestando especial atención a los compradores y se han establecido mapas de cultivos y sistemas de geolocalización de las fincas, poniendo las nuevas tecnologías al servicio de la seguridad de los agricultores, lo que acorta el tiempo de reacción y agiliza las investigaciones.

Como consecuencia de todo ello, han informado, el número de infracciones penales registradas en el campo malagueño en los últimos ejercicios agrarios ha descendido un 48 por ciento desde el comienzo del Plan ROCA en 2013 —cuando se dieron 507 infracciones penales— hasta el pasado octubre, ya que no se dispone de datos más actuales, registrándose 264 infracciones de enero a dicho mes de 2015.

Así, teniendo en cuenta el mismo periodo de años anteriores, el descenso sería del 37,2 por ciento respecto a las 421 infracciones penales registradas de enero a octubre de 2013, cuando aún no habían entrado en funcionamiento los equipos ROCA.

Igualmente, en el último año han disminuidos las infracciones penales en el medio rural en la provincia de Málaga hasta un 23,48 por ciento —345 registradas entre enero y octubre de 2014—, por encima del descenso del 21 por ciento registrado de media en Andalucía.

Málaga es, de hecho, la segunda provincia de Andalucía con los niveles más bajos en cuanto a infracciones penales registradas en el último año.

Briones ha destacado las medidas impulsas por el Gobierno en paralelo al Plan ROCA, promoviendo las reformas legislativas necesarias para penalizar unos delitos que "pueden causar un importante lucro cesante a las víctimas", especialmente cuando se trata de robo de material indispensable para las tareas agrícolas.

Denuncias y colaboración

El subdelegado ha explicado que, además, se sigue trabajando para potenciar el uso de la denuncia electrónica, porque, "como bien saben los agricultores, la denuncia es fundamental para poder investigar y perseguir al delincuente".

El presidente de Asaja Málaga, por su parte, ha incidido en que desde la propia web de la asociación se fomenta y orienta al agricultor para realizar tales denuncias y ha pedido a las autoridades que "no bajen la guardia, especialmente en los meses actuales, más complicados para el campo".

Así, ha reclamado más medios y recursos para los equipos ROCA en la provincia, a los que ha agradecido su esfuerzo dada la complejidad del campo.

Bellido también ha señalado su preocupación ante "la falta de regulación" para evitar la distribución de mercancía robada, y en este sentido el subdelegado se ha comprometido a trasladar a la Delegación de Gobierno la necesidad de crear un marco legal para el control del transporte y venta al consumidor de la producción agrícola, para lo cual es "fundamental la colaboración institucional de la Comunidad, así como de los ayuntamientos".

También se ha instado a los propios agricultores y cooperativas a instalar sistemas de control del origen del producto que generen una trazabilidad, lo que permitiría a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y a las instituciones ejercer un control más eficaz sobre la distribución ilegal.

Asimismo, se ha coincidido en las ventajas que reporta la contratación de guardas de campo en momentos clave de la campaña, se han sugerido medidas para asegurar las producciones y sobre todo se ha animado a denunciar tanto los robos como la presencia de vehículos o personas ajenas o extrañas a las explotaciones.

Control de la avispilla del castaño

Por otro lado, el subdelegado ha informado a los representantes de Asaja de la medida anunciada este mismo miércoles por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y las comunidades autónomas de Galicia y Andalucía, para liderar un plan de control biológico de la avispilla del castaño.

Esta especie representa una de las plagas más perjudiciales para el castaño y sus ecosistemas y el Ministerio ha presentado un programa de acción de liberación experimental del Torymus sinensis, seguimiento e investigación, proyecto en el que, junto al CSIC, colabora el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Churriana, en Málaga, y la Estación Fitopatológica de Areeiro, en Pontevedra.

El presidente de Asaja, al respecto, se ha mostrado muy satisfecho ante la implicación del Gobierno en este asunto que afecta especialmente a la zona del Valle del Genal de la provincia malagueña.

Se espera que este proyecto, en el que se realizarán liberaciones experimentales de Torymus en la primavera de 2016 en las zonas más afectadas de las comunidades autónomas de Galicia y Andalucía, contribuya a disminuir el impacto de la avispilla y provocará los resultados científicos necesarios para determinar si es posible realizar en el futuro liberaciones a gran escala de Torymus sinensis, sin que supongan riesgo para las especies nativas de avispillas.

Consulta aquí más noticias de Málaga.