Los directivos de la fábrica de Cementos Portland Valderrivas en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) han lamentado el "uso electoralista y partidista" que, desde determinados colectivos sociales del municipio, están realizando de su proyecto de valorización de residuos no peligrosos.

A raíz de la manifestación celebrada el pasado martes en las instalaciones de la fábrica de Alcalá de Guadaíra, convocada por la Asamblea de Alcalá, fuentes de la compañía lamentan a Europa Press el "uso electoralista y partidista que, desde determinados colectivos sociales del municipio, están realizando de su proyecto de valorización de residuos no peligrosos, que cuenta con la autorización de la Junta de Andalucía y que no supone ni un deterioro en la calidad de vida de sus vecinos ni un impacto negativo en su salud".

Por otro lado, la compañía niega que se haya producido "rotura alguna de ningún filtro en las instalaciones" y defiende que "la fábrica cumple los requisitos establecidos por la Autorización Ambiental Integrada y lleva a cabo los controles y autocontroles reglamentarios".

Sin embargo, subraya a este respecto que "el ataque continuo y directo a instalaciones industriales ubicadas en el municipio, como es el caso de Cementos Portland Valderrivas, está logrando confundir a los vecinos acerca de la realidad de sus proyectos y puede derivar en la pérdida de confianza de nuevos inversores, ante demoras legales y administrativas que afecten al desarrollo de su actividad, que quieran instalarse en la localidad para llevar a cabo sus operaciones".

Por último, estas fuentes de la compañía señalan que el proceso de valorización de residuos no peligrosos "no consiste en su incineración, sino en el aprovechamiento del valor calórico obtenido de residuos no peligrosos como combustible alternativo al ya empleado en la producción del cemento, con la particularidad de que estos proceden de gestoras de residuos que responden a las máximas garantías y controles y que suponen un ahorro en el consumo de combustibles fósiles, como las que ya existen propiamente en Alcalá de Guadaíra".

Han asegurado que "también favorecería la lucha contra el cambio climático, ya que el uso de este tipo de combustibles ayuda a reducir las emisiones de CO2".

Asimismo, han recordado que "esta actividad está implantada en Europa y en España desde hace más de 30 años y, actualmente, el 90 por ciento de las cementeras nacionales cuenta con permiso para realizarla".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.