Janet Yellen
Janet Yellen, durante la rueda de prensa en la que anunció la subida de tipos en 2015. RESERVA FEDERAL

Esta vez sí. Después de amagar en septiembre y octubre con una subida de tipos de interés, la Reserva Federal estadounidense (Fed) ha confirmado este miércoles la esperada medida que los mercados han estado descontando en las últimas semanas y que supone el primer alza de tipos en Estados Unidos desde abril de 2006.

Esta acción marca el final de un periodo extraordinario de siete años de tipos cerca de ceroLa Reserva Federal, tras la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), anunció que la subida de tipos a corto plazo será de un cuarto de punto, hasta la horquilla del 0,25%-0,50%, desde el rango mínimo histórico del 0%-0,25% en el que se mantenía desde 2008 para revitalizar su economía, tras el estadillo de la burbuja inmobiliaria que resultó en una crisis financiera a nivel planetario.

La decisión de la Fed, que finalizó hace 14 meses sus tres programas de compra masiva de deuda —similares al programa que ahora aplica el BCE para sostener el eurose apoya ahora en la solidez que muestra la macroeconomía del país.  "Esta acción marca el final de un periodo extraordinario de siete años de tipos cerca de cero para apoyar la recuperación de la economía tras la peor crisis financiera y recesión desde la Gran Depresión", afirmó Janet Yellen, la presidenta del organismo, en la rueda de prensa donde explicó los motivos para tomar esta medida.

Tras seis años de adquisición de deuda por parte de la Reserva Federal, el PIB de EE UU crece al 2,1%, el paro se ha reducido al 5% —la tasa más baja desde 2008— y su inflación avanza (0,5%) aunque lejos del objetivo a medio plazo del 2%. El organismo dirigido por Janet Yellen aseguró este miércoles que prevé que la tasa de desempleo "se rebaje al 4,7 % en 2016", una décima menos de lo calculado previamente.

Los analistas aplauden la medida

"La economía americana goza de buena salud y está preparada para aguantar esta subida de tipos", asegura Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank. "Ha sido la decisión correcta", coincide Daniel Pingarrón, estratega de mercado de IG; "llevamos demasiado tiempo con los tipos al 0% y con una política monetaria demasiado laxa, y esto tiene peligros de cara al futuro, en la medida en la que se crean desequilibrios y vicios financieros que pueden provocar la aparición de burbujas y otros problemas".

Parece razonable siempre y cuando los datos económicos acompañenTodos los analistas consultados por este medio estiman que la Fed irá subiendo tipos progresivamente durante el próximo año hasta alcanzar el 1% a finales de 2016 y que solo una inflación persistentemente baja podría frenar esta escalada. "Una subida de 0,25 puntos básicos cada trimestre parece razonable siempre y cuando los datos económicos acompañen", apunta Tomás García-Purriños, analista de MoraBanc AM.

Estas subidas futuras las confirmó este miércoles la propia Reserva Federal. El organismo espera "incrementos graduales" en el futuro dependiendo de la evolución de la inflación en su "objetivo de alcanzar el 2% a medio plazo", según dijo Janet Yellen en rueda de prensa. Y confió para ello en que se "disipen" los efectos sobre los precios del abaratamiento de la energía, en especial del petróleo.

La subida revalorizará el dólar y perjudicará a las emergentes

Si los tipos no subieron antes, fue por el temor al daño que pudiera infligir esta decisión en las economías emergentes, que ya de por sí pasan por un duro momento por el enfriamiento de China y la caída del precio de las materias primas.

Las economías emergentes, muy endeudadas en dólares, estarán entre las que más sufran esta decisiónDe hecho, el Fondo Monetario Internacional había pedido insistentemente prudencia a la Fed hasta que "no existiese ninguna incertidumbre relacionada con la estabilidad de precios". Pero Yellen no ha esperado más. La medida había sido ya descontada por los inversores  y, de no haberse tomado, según García-Purriños, "se habría enviado el mensaje de que la economía de EE UU no está preparada".

 ¿Qué efectos tendrá esta subida de tipos sobre la economía mundial? Según Felipe López-Gálvez, de Self Bank, veremos a corto plazo una "caída inicial del dólar", aunque con el tiempo se revalorizará hasta alcanzar la "paridad" con el euro si el BCE mantiene sus tipos al 0,05%. Y esta revalorización del dólar conllevará un tsunami que dejará consecuencias en las economías de todo el mundo. Especialmente, a los países emergentes.

"Las economías emergentes, muy endeudadas en dólares, estarán entre las que más sufran esta decisión", asegura Daniel Pingarrón. "Un dólar fuerte, además, ejerce una presión a la baja en el precio de las materias primas, de las cuales depende gran parte de la economía de los países productores", añade Felipe López-Gálvez.