Mariano Rajoy y Pedro Sánchez
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez momentos antes de entrar en plató para iniciar el debate. EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles desconocer "el fondo" del caso del diputado Pedro Gómez de la Serna, que habría cobrado comisiones por asesorías a empresas españolas en el extranjero, y ha evitado pronunciarse sobre si debería salir de las listas para el 20-D. El PP le ha abierto un expediente y le ha apartado de la campaña.

Asimismo, ha rechazado comentar si las acusaciones que le lanzó Pedro Sánchez el lunes en el debate son comparables a lo que él le dijo al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso en 2005 sobre la "traición a los muertos de ETA": "Si le parece hablamos de mi programa", le ha contestado visiblemente molesto a la periodista Pepa Bueno, que le ha entrevistado en la Ser, apostillando que eso no se lo dijo "en un debate el televisión". 

Puedo aceptar que se me interrumpa en un debate, pero no que alguien me insulteSí ha dicho que se esperaba el tema de la corrupción, pero que Sánchez no habló de los temas que afectan a su partido y que "a estas alturas" de su vida puede aceptar que se le interrumpa en un debate, pero no "que alguien me insulte y se ponga en tela de juicio mi honorabilidad". Ha añadido que lo que vio el otro día "no lo había visto" en sus 30 años de mi carrera política.

El presidente ha evitado también hablar sobre posibles pactos tras las elecciones generales. "No sé si tiene mucho sentido hablar de lo que pueda pasar, si es que pasa algo", ha dicho, añadiendo que el partido más votado es el que "debe" gobernar y que el PP "en el 99% de los casos" siempre ha respetado la lista más votada.

Preguntado por si Ciudadanos le pide tras el 20-D que deje de ser el candidato a presidente, ha respondido que prefiere no hacer "política ficción" y ha afirmado que en estos momentos todos los partidos están "empatados a cero".

Sobre Cataluña, no está de acuerdo con que la independencia esté "más cerca" y cree que esa sería una decisión que tendría que tomar el conjunto del pueblo español. Rajoy ha dicho que si la CUP decide finalmente apoyar a Artur Mas y el proceso soberanista continúa, tomará "todas las medidas" que sirvan para impedir "eso que es ilegal".

También ha respondido sobre el aborto —"No siempre se acierta, no somos perfectos"— y ha avanzado que va a esperar a lo que diga el Tribunal Constitucional para tomar cualquier eventual decisión; y sobre la eutanasia —"No soy partidario de regularla"—.