El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz (APBC) mantiene este miércoles una reunión en la que abordará la ratificación de la concesión administrativa a la empresa alemana Floatel para la explotación turística del faro de Trafalgar.

Fuentes de la APBC han explicado a Europa Press que su presidente, José Luis Blanco, "preadjudicó" a Floatel la concesión, si bien la adjudicación no será definitiva hasta que obtenga el visto bueno del Consejo de Administración.

También se incluye en el orden del día del Consejo de Administración la resolución sobre el recurso interpuesto por Califa Adriano 10 UTE, una de las cinco empresas que optaban al concurso de explotación turística del faro de Trafalgar.

Según las citadas fuentes, el rechazo a dicho recurso está "bien fundamentado", contando además "con el visto bueno de la Abogacía del Estado".

En cualquier caso, desde la APBC han recalcado que "no habrá concesión definitiva ni desestimación definitiva del recurso presentado" hasta que ambos asuntos pasen por el Consejo de Administración de este miércoles.

El proyecto de floatel

Según han informado fuentes de Puertos del Estado, el de Trafalgar será el segundo faro —tras el de Isla Pancha, en Rivadeo (Lugo)— que el ente público adjudica en el marco de su plan de ceder estas instalaciones, actualmente en desuso para su función original, para acoger hoteles u otros fines culturales y sociales.

Floatel pretende habilitar y explotar un hotel en sus instalaciones, previéndose una inversión de alrededor de medio millón de euros para renovar y adecuar las mismas. Asimismo, conservará el museo que alberga el faro, que será compatible con la explotación hotelera del resto de su superficie.

Según indica Floatel en su página de Internet, la firma pretende ofrecer a los huéspedes la experiencia de pasar una noche como si fueran los antiguos gestores de faro, y además poder subir hasta lo más alto de la instalación para disfrutar de las vistas sobre las playas gaditanas.

La compañía habilitará tres habitaciones en una zona de unos 900 metros cuadrados de superficie, que incluye terrazas y un patio interior. Según sus previsiones, el 40 por ciento de los potenciales huéspedes provendrá de Reino Unido y otros países europeos, otro 30 por ciento de Alemania y un 30 por ciento de España.

Floatel prevé iniciar los trabajos de renovación del faro en 2016 con el fin de poder comenzar a explotarlo en cuanto tenga las licencias y autorizaciones pertinentes.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.