Un total de doce personas fueron ahorcadas hoy en Irán tras ser acusadas de adulterio, secuestro y homosexualidad, según informaron las autoridades iraníes, que anunciaron que otros cuatro condenados fueron ejecutados esta semana por los mismos cargos.

Según el fiscal general de Teherán, Said Mortazavi, los doce condenados fueron ahorcados esta madrugada en la prisión de Ewin, en la capital, y las cuatro restantes fueron ejecutadas de la misma forma en los últimos días.

Irán también ha deportado a miles de extranjeros

Además de adulterio y secuestro, "los ejecutados eran autores de delitos como violación, chantaje y luchas callejeras con ghame (un tipo de espada de acero hecha a mano", dijo Mortazavi, según la agencia iraní ISNA.

Mortazavi afirmó, por otro lado, que la Fiscalía General ha pedido que otras 17 personas juzgadas por delitos similares sean condenadas a la pena capital, sin facilitar información sobre el juicio.

Fuentes judiciales explicaron que las 16 personas ejecutadas en Teherán forman parte de un grupo de 20 iraníes condenados este mes a la pena capital, en su mayoría por violación, adulterio y homosexualidad.

Nuevo plan de seguridad

Mientras tanto, la agencia ISNA informó hoy de la detención de 23 hombres y 20 mujeres en la ciudad de Mashad, en la provincia nororiental de Jorasán, acusados de haber mantenido "relaciones inmorales", en aparente alusión a la homosexualidad y el adulterio.

Con los nuevos arrestos en Mashad, son ya 125 personas detenidas en esta ciudad bajo acusaciones similares.

Irán aplica desde mediados de mayo un plan de seguridad en diferentes ciudades del país, incluida la capital, cuyo objetivo es, según las autoridades, "limpiar esas ciudades de los criminales y los malvados".

Por otro lado, el Gobierno iraní había informado de la detención y deportación de decenas de miles de extranjeros residentes de forma ilegal en el país, en su mayoría afganos, en el marco de dicho plan de seguridad.