Tiene casi todos los premios, el último, el preciado Grammy, y luce la medalla de haber elevado el reguetón al lugar que defiende el músico que merece alejándolo del binomio que lo igualaba a 'delincuencia'.

J. Balvin, embarcado en nuevo trabajo tras Ginza, visita España. Y de paso, se acerca a Gran Hermano, además de actuar en un concierto.

El reguetón es un ejemplo de positivismo, de que los sueños se pueden hacer realidad, no es de maleantes¿Le ha salvado la música?
Sí, la música me ha salvado de perder tiempo, de no tener sueños. No tendría sueños si no fuera por la música.

¿Cómo se ve si no es aquí?
No me veo, si no es haciendo música. Si no lo hubiera conseguido, seguiría.

¿Y en su empeño estaría lavándole la cara al reguetón?
No en todos los países estaba mal visto el género, pero sí en muchos y por eso me gustaba más el reto. Me gustan los retos, salir de la zona de confort y demostrar que esa música si se hace con un buen ejemplo no es como algunos la perciben.

¿Cómo es?
La escuela de hoy de reguetón es un ejemplo de positivismo, de que los sueños se pueden hacer realidad. Llevamos alegría. No es nada de maleantes.

Un mensaje que ¿percibe más necesario ahora?
Sí, y tengo esa misión y responsabilidad social, que es mucho mayor cuando eres artista aunque todos la tengamos, de estar en el camino de motivar a la gente. La música no es un fin sino un medio para que la gente sueñe, y sepan que tienen el control de su vidas, que las pueden llevar donde quieran.

Es un medio, no un fin, ¿también de protesta para usted?
La música es un medio de comunicación. Pero no tanto para protestar porque suena a revolucionario herido, prefiero que sea un medio de comunicación donde puedes decir lo bueno y lo malo.

¿Y lo bueno y lo malo de programas como el que ha visitado en España, Gran Hermano?
Sobre todo mi análisis es que me pregunto qué buscan esas personas: si éxito o fama. La fama es lo más complicado de todo, hay una mala percepción de ella, no porque seas famoso eres exitoso.

No significa que lo hayas hecho bien...
Exactamente. Puedo ser famoso rápidamente en el mundo porque pongo una bomba o hago una masacre, o porque llevo una carrera de 10 años disciplinadamente pasando por las verdes y madurando y motivando a la gente; eso es éxito para mí. ¿Qué quieren ellos? La fama la vas a tener, pero el éxito no lo tienes en dos meses de programa.

Y es efímera.
Tengo la misión de motivar a la gente Lo es porque no hay éxito real. Si eres el mejor zapatero al final te conocerán.

¿Usted cree?
Sí, el buen trabajo siempre se reconoce.

¿Y el azar?, ¿nada en su carrera fue por suerte?
Mi suerte es levantarme temprano a luchar por los sueños. A eso le llamo yo suerte: a trabajar por lo mío.

¿Y mala suerte?
Todo tiene consecuencias. A la gente exitosa que conozco les va bien no por suerte sino por mucho trabajo, sueño, disciplina y paciencia. Los que no siempre sacan excusas y culpan a los demás. Pero somos el resultado de nuestra acción.

Antes decía que ha pasado de todo para llegar, ¿lo peor?
Una depresión que casi me mata es lo peor que me ha pasado. Porque hay que tener cuidado con lo que le pides al universo, le puedes pedir éxito y... Tuve una depresión que casi me mata por no poner límites ni equilibrio y pagué las consecuencias. Fue mi culpa, no se la echo a los demás, fue decisión mía trabajar como un esclavo y olvidar que detrás del esclavo hay algo más importante: la persona.

Hay mucha gente que se ve obligada a trabajar como un esclavo... Y no tienen fama ni éxito ni dinero ...
No sé, es difícil estar en los zapatos del otro. Por eso cuento mi historia, y que yo soy el responsable de mi éxito y mi fracaso. Yo manejo mi bendición y mi maldición. Soy dueño de lo que hago con mi vida.

¿Y lo mejor que tiene?
Los sueños.

¿No se desinfla cuando se cumplen?
Claro, uno llega y cumple un sueño e inmediatamente hay que tener otro plan para no caer en depresión. Se pierden las ganas de vivir, porque hay que tener un motivo para levantarse. Y un sueño. Y cada vez que cumplo un sueño empiezo a preocuparme por qué no me importa ya nada y he de buscar un reto más complicado para tener muchos años de trabajo y sueño.

Cumples un sueño y tienes que tener otro plan para no caer en depresión¿Algo que borraría?
No, porque somos el resultado del pasado. Yo soy el pasado, sería muy desagradecido con las bendiciones que vivo. Y si las vivo es por los errores del pasado también.

La percepción que se tiene de su país, ¿es errónea?
No, la conocieron por el narcotráfico y es que se hacía eso. Ahora el fútbol, la música, el deporte ha permitido mostrar la otra cara de los colombianos que es gente soñadora y luchadora. No se puede borrar el pasado.

Y es bueno recordarlo...
Claro, por eso no te digo que es equivocada la percepción, pero ahora hay una generación que trabaja duro porque lo que fácil viene fácil se va y queremos educar para que sepan que la única manera de que dure es trabajar.