El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, a petición de la Fiscalía, ordenó ayer a la policía retirar los ejemplares que salieron a la venta el pasado miércoles y pidió a la dirección de la revista que identificara al autor por injurias a la familia real.

'No se trata de evitar o de conseguir que no se visualice, sino sencillamente de poner de relieve la vigencia de la norma y que en la medida en que la portada es delictiva, simplemente debe ser retirada de la circulación', dijo Conde-Pumpido en declaraciones a los periodistas.

'La Fiscalía estimó que la portada incluía unos dibujos y unas expresiones que no eran necesarios por su grosería (...) Efectivamente era una portada que incurría manifiestamente en un hecho delictivo', agregó.

En la viñeta, el príncipe Felipe aparece comentando con la princesa Letizia la reciente decisión gubernamental de pagar 2.500 euros por cada hijo nacido con el objetivo de incrementar la natalidad.

'¿Te das cuenta? Si te quedas preñada, esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida', dice el heredero de la Corona a su esposa mientras mantienen relaciones sexuales.

Desde el Gobierno, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, hizo hincapié en la convivencia entre la libertad de expresión y el respeto a las instituciones del Estado.

'En democracia tienen que convivir derechos fundamentales como son la libertad de expresión, que es una de las columnas vertebrales básicas de cualquier sistema democrático. Ese derecho fundamental debe convivir por supuesto con el respeto debido y necesario a las instituciones del Estado', declaró de la Vega.

Por su parte, el secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, calificó la decisión como una nueva equivocación de la Fiscalía.

La Fiscalía pidió también que se inhabilite la web de la revista (www.eljueves.es), pero el dibujo que sembró la polémica podía verse aún en la página, junto a una nota de la dirección en la que expresan su estupor por el secuestro.

'Somos humoristas gráficos y trabajamos conscientes de que nuestra obligación, lo que nos piden los lectores, es que exploremos el límite de la libertad de expresión', dice la nota.

Los ejemplares de El Jueves, que tiene una tirada de 80.000 ejemplares semanales, volaron de los quioscos en el transcurso de la tarde y la viñeta ha sido reproducida en las páginas web de todos los medios de comunicación nacionales.

Según la legislación, quienes insulten a la familia real se enfrentan a una pena de dos años de cárcel.

El Jueves, que acaba de cumplir 30 años, nunca ha sido confiscada pese a haber reflejado en su portada asuntos candentes de la actualidad de forma humorística.

/Por Raquel Castillo/