Ibarretxe 6
Ibarretxe 6 José Huesca/EFE
El presidente del Congreso, Manuel Marín, abrió pasadas las cuatro de la tarde del lunes, y en medio de una gran expectación, la sesión plenaria de la Cámara en la que se debatió el "plan Ibarretxe", la cual comenzó con la defensa de la propuesta de reforma estatutaria por parte del propio lehendakari.

Ibarretxe defendió en su ponencia el derecho del pueblo vasco a decidir su futuro y la legitimidad de la propuesta soberanista. Así mismo, aseguró que había acudido al Congreso "con la mano tendida para abrir un proceso negociador, un proyecto amable con España".

A continuación, realizó su intervención el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En su discurso, con abundantes referencias al futuro de la UE y a la Constitución Europea, replicó al lehendakari haciendo ver que el rechazo a la reforma del Estatuto Vasco "no será una victoria" y por ello nadie debe entenderlo "como una derrota".

"Si vivimos juntos, juntos debemos decidir", argumentó José Luis Rodríguez Zapatero, quien se amparó en "la ley" para justificar la oposición al Plan Ibarretxe.

El siguiente en pronunciar su discurso fue el líder de la oposición, Mariano Rajoy. En su ponencia, con tono duro e incisivo, puso en duda la voluntad de diálogo expresada por el lehendakari vasco: "¿Piden diálogo? ¿diálogo sobre qué? ¿sobre la desfachatez?".

Seguidamente, comenzaron sus respectivas intervenciones los diferentes grupos parlamentarios.

Durán Lleida, el representante de CIU, estima que es normal que el Estatuto, después de más de veinte años de su aprobación, requiera ampliaciones. Por su parte, Joan Puigcercós, de ERC, defendió un nuevo modelo de estado "federal y plurinacional" en el que se reconozcan las diferentes soberanías.

Durante su discurso, Gaspar Llamazares (IU-ICV) reiteró la intención de su partido de rechazar el plan soberanista vasco porque consideran que éste no está aún maduro y porque "no es apoyado por la mayoría del pueblo vasco". 

Por su parte, Begoña Lasagabaster, perteneciente al Grupo Mixto, defendió la legitimidad de la propuesta Ibarretxe, que había sido aprobada por la mayoría del Parlamento Vasco. ""¿Darán ustedes un portazo a la decisión del Parlamento Vasco?" increpó a los presentes Lasagabaster, que condenó la unión de PSOE y PP "contra los vascos".

En el turno de réplica concedido a Ibarretxe, ésteacusó al PP y al PSOE de haber pactado previamente "el no" a su propuesta.

Zapatero instó al lehendakari a lograr un acuerdo que tenga "la misma fuerza" que el Estatuto de Gernika.