Lindsay Lohan.
Lindsay Lohan. ARCHIVO

La joven estrella de Hollywood Lindsay Lohan, de 21 años, se encuentra oficialmente arrestada, aunque en libertad bajo fianza, después de entregarse a la policía por un accidente de tráfico que protagonizó el mayo pasado, presuntamente, en estado de embriaguez.

Justamente se trata del mismo accidente por el que la joven adolescente, protagonista de muchas producciones de la factoría Disney, ingresara en un centro de desintoxicación y rehabilitación, donde ha permanecido un total de seis semanas.

Hoy, al cumplir cuatro días del final de su tratamiento, ha tenido que entregar 30.000 dólares (22.000 euros) en concepto de fianza para poder volver a casa y no permanecer encarcelada hasta su comparecencia ante el juez, el próximo 24 de agosto.

Según el sitio "web" de la Oficina del Sheriff del Condado de Los Ángeles, la actriz se entregó a las 16.00 horas locales del jueves (01.00 GMT de hoy) y fue puesta en libertad una hora más tarde, tras pagar la citada fianza.

Cuando sufrió el accidente en mayo, la actriz iba en su automóvil deportivo por la mítica Sunset Boulevard, en la zona de Beverly Hills, y sin motivo aparente se salió de la calzada y se estrelló contra un seto, según los medios locales.

Un desconocido llevó a la protagonista de largometrajes como Chicas malas , Devuélveme mi suerte , o Pónte en mi lugar a un hospital cercano, donde fue tratada por lesiones leves en el tórax, señala el diario Los Angeles Times.

En el hospital fue finalmente detenida y trasladada hasta la comisaría de Beverly Hills, lujoso barrio colindante con Hollywood.