La casa
Portada de la novela gráfica 'La Casa', de Paco Roca ASTIBERRI

¿Cómo nos enfrentamos a nuestro pasado?¿De qué manera luchamos contra nuestros fantasmas?¿Es bueno querer olvidar? Ya está a la venta La casa, la octava novela gráfica que el escritor e ilustrador Paco Roca (Valencia, 1969) ha lanzado a través de la editorial Astiberri, con la que cosechó el éxito con Arrugas o el más reciente Los surcos del azar.

A través de las reformas en el viejo hogar, los personajes se descubrirán rescatando su pasado

La nueva obra de Roca sitúa al lector en una vieja vivienda de un pueblo alejado, que ha caído en desuso debido a la muerte de su dueño. Sus hijos –los protagonistas del cómic– llegarán a la casa un año después del fallecimiento, y ésta será el foco de los recuerdos, alegres y amargos, que han sentido dentro de sus muros.

A través de las reformas que se intentarán realizar en el viejo hogar para devolverlo a la vida, los personajes se descubrirán rescatando de sus memorias pinceladas del pasado, a la vez que se resisten a la idea de borrar la historia de su padre y, por ende, la suya propia.

El libro, de composición horizontal, contiene 136 páginas cargadas de simbolismo y sentimientos, lugares comunes en la obra del escritor valenciano. En Los surcos del azar, su anterior obra, trataba los caminos que llevaron a algunos combatientes de la Guerra Civil española a formar La Nueve, la compañía que lucho contra el fascismo alemán y ayudó a liberar la ciudad de París de la tiranía nazi.

A Paco Roca no le tiembla la pluma a la hora de remontarse a tiempos que no ha vivido, años oscuros en los que España era otro país muy diferente, casi tan distinto como la mentalidad de sus habitantes.

Las arrugas de la memoria

El mayor logro del autor de cómics vino de la mano de Arrugas, una tierna novela que sigue la enfermedad de Alzheimer de dos ancianos que se proponen no olvidar. El libro fue adaptado al cine bajo la dirección de Ignacio Ferreras, alzándose con el Goya a la mejor película de animación.

Con La casa podemos ser testigos, en palabras del escritor Fernando Marías, de «un emocionante último paseo juntos de un padre y un hijo», además de ser el libro «que ha permitido a Paco Roca dibujar el tiempo que se va, o que se fue, o que se irá». Merece la pena dedicar un poco de nuestro tiempo para leer a Roca y su viaje (autobiográfico en parte) al pasado.