Los cuatro etarras acusados de intentar asesinar tres veces en 2001 con un lanzamisiles al entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, han negado su participación en estas acciones y han tachado sus acusaciones de "falsas".

Me extraña mucho porque no puedo manejar ni una escopeta de caza

Todos ellos se han negado a responder a las preguntas del fiscal que pide para el exdirigente etarra Luis Ignacio Iruretagoyena, 'Suny', 72 años de cárcel y para los otros tres acusados -Pedro María Olano Zabala, Gregorio Jiménez Morales y Juan María Múgica Dorronsoro- les reclama a cada uno 71 años de prisión.

Sólo Iruretagoyena ha reconocido su pertenencia a ETA en "diversas etapas" de su vida aunque se ha desvinculado del atentado al asegurar, además, que era "imposible" que pudiera haber manejado un lanzamisiles puesto que perdió la mano izquierda en 1983. "Me extraña mucho porque no puedo manejar ni una escopeta de caza", ha dicho.

Al igual que el resto de los acusados, ha afirmado no conocer a ninguno de los procesados ni haber formado un comando con ellos ni haber transportado armas. "Es absolutamente incierto", ha precisado a preguntas de su defensa.

"Posibilidades de supervivencia nulas"

Durante el juicio también han declarado como peritos varios especialistas en explosivos que han destacado la procedencia soviética de dos misiles que fueron incautados el 3 de octubre de 2004 a la cúpula de la banda, formada por Mikel Albisu, alias 'Mikel Antza', y María Soledad Iparraguirre, 'Anboto'. 

Ninguno de los misiles que fueron incautados se encontraba "operativo"

"Con el disparo de un misil, las posibilidades de supervivencia de la nave son prácticamente nulas", ha dicho uno de los expertos, que ha señalado, no obstante, que ninguno de los misiles que fueron incautados se encontraba "operativo".

En su informe de conclusiones definitivo, el fiscal ha pedido una sentencia condenatoria a partir de la declaración efectuada por Olano, que ha sido corroborada por los registros que se realizaron en "los puntos de recogida del material", en referencia a dos zulos situados en el camino de Asteasu a Orio y en el paraje de Aldaba Txiki, en Tolosa, y una vivienda en la calle Nagusia de Lizartza (Guipúzcoa).

También ha dado validez a la nota de Múgica para considerar acreditado que Iruretagoyena Lanz era el responsable del 'talde' que intentó atentar contra el exjefe del Ejecutivo, si bien la acción se frustró por el mal funcionamiento del lanzamisiles que los etarras tenían previsto utilizar. "Los misiles no se los ha inventado el acusado, estaban allí", ha destacado.

Las defensas, por su parte, han denunciado las "torturas" supuestamente sufridas por Olano y han defendido que los investigadores fabricaron la causa a partir del hallazgo de los misiles a ETA y de una entrevista publicada el 25 de mayo de 2009 en el diario 'Gara' en la que los etarras 'Argi' y 'Gaubeko' señalaban que los misiles "fueron activados en tres intentos de atentado contra José María Aznar cuando era presidente del Estado español".

"La Guardia Civil tenía la información y no tenía a los culpables", ha dicho el letrado Aiert Larrarte.