Charles Chaplin parodiaba, sin saberlo, el síndrome de las piernas inquietas en una película de 1929. Entonces, la comunidad científica no sabía nada sobre un trastorno que, hoy, afecta al 10% de la población. Las imágenes han sido grabadas en la unidad de sueño del Hospital Clínic de Barcelona .

Un paciente, profundamente dormido, mueve las piernas cada veinte segundos.

Eso le obligará a despertarse varias veces durante la noche. Otro afectado no logra dormirse por el dolor que siente en las piernas, necesita estirarlas para que le pase el cosquilleo. Pero las molestias se repiten durante el día.

Son personas que necesitan, constantemente, levantarse y agitar sus extremidades.